TE PRESENTAMOS A LA MISS MONROE VENEZOLANA

Miss Monroe ha convertido en editoriales fotográficos para la web lo que, en principio, no era más que parte de su cotidianidad: la moda. Esta fashionista zuliana se revela independiente de cualquier casa de diseño o estilo, y defiende a capa y espada la idea de que todos podemos vestir bien. Solo debemos aprender algunos trucos

Por Juan Pedro Cámara Pérez

“Si supieras que no estoy tan pendiente de lo que hacen o dejan de hacer los diseñadores”, adelantó Rosshanna a pocos minutos de haber comenzado la entrevista. De ese momento en adelante, la conversación, que la lejanía entre Caracas y Maracaibo había obligado a realizar vía Skype, debió dar un vuelco inmediato, pues quedó de manifiesto que Miss Monroe, más allá de seguir fórmulas prescritas, prefiere apoderarse de la decisión de vestirse bajo su propio sello.

Los editoriales que publica en su blog se han hecho eco en las redes sociales y le han conseguido seguidores dentro y fuera de Venezuela. Y es que se aproxima a la moda con una sinceridad despojada de toda arrogancia. Asegura de que abrió su sitio web —en noviembre de 2010— porque había recibido el incentivo de varias personas que encontraban en su estilo una guía práctica para vestirse.

La acompaña siempre la creatividad a la hora de juntar atuendos, y asegura que eso es, básicamente, lo que se necesita  para lograr buenos resultados. Considera que cualquier persona —sin importar nivel socioeconómico— puede vestirse bien, si aprende a jugar con las variables.

¿Qué variables?

En primer lugar, Rosshanna invita a sus seguidoras a conocer su cuerpo. Se trata de tener en cuenta la contextura, las tallas adecuadas y las tonalidades que funcionan bien con el color de la piel. Resalta, también, la importancia de aprender a combinar. Como ella misma admite, muchas de sus prendas han salido del closet de su mamá y su abuela. Solo las mezcla con otras piezas de su guardarropas para darle actualidad a sus looks.

Consciente de su contexto

Su seudónimo bien puede aludir a una figura hollywoodense, pero Miss Monroe está clara de su domicilio y eso también lo toma en cuenta a la hora de vestir. Por esa razón no presta atención a las semanas de la moda de ciudades extranjeras. “Los que allí se ve no tiene nada que ver con lo que pasa en Venezuela. Simplemente no tiene mayor importancia”, opina.

Defiende, en cambio, el surgimiento de diseñadores venezolanos y rechaza la idea de que, para vestir bien, hay que comprar ropa extranjera y cara. Para sus fotos ha usado piezas de cientos de tiendas; desde las más exclusivas hasta las más accesibles.

Desde la pequeña ventana que le ofrece la pantalla de su computadora, Miss Monroe se dedica a dar lecciones de buen gusto y de estilo a quienes deciden acompañarla. No es casualidad que, en menos de un año, la voz se haya regado. Ahora, cientos de jóvenes la siguen en la esperanza de saber que, sin importar su peso, altura, color o el tamaño de su chequera, todas pueden aprender a vestir con propiedad y actitud.

Esta es su página. Es un must: http://missmonroeediting.blogspot.com/

Deja tu comentario

You May Also Like