Tres autores venezolanos hablan sobre sus ebooks

Por Jesús Torrivilla –@jtvilla

Las páginas de los libros ya no son todas iguales. El papel, por primera vez, está seriamente en duda. Lo miramos con suspicacia. Todos: desde los consumidores, lectores militantes, hasta la industria editorial. Entre bandos opuestos o posiciones ecuménicas, el libro electrónico es el centro del debate mundial. Estos tres autores venezolanos decidieron lanzarse al agua de bits y publicaron sus libros en formato electrónico, gratuitamente, para llegarles a nuevos y viejos lectores que no le teman al brillo de la pantalla.

Durante tres semanas hablaremos con cada uno de ellos. Kira Kariakin, consultora creativa trotamundos, para quien Bangladesh, Uganda, Kenia , Tanzania e Indonesia no son parajes inalcanzables, sino sitios de trabajo es la primera.

Kira Kariakin

Nuevos arbitrios

Este es el primer poemario de esta escritora venezolana que es bloguera militante. El lanzamiento del libro en digital, hermano de sangre de su edición en papel primigenia, editada por El pez soluble en 2011, estuvo acompañado por el manifiesto: “Me declaro autora indie”. El libro está publicado en Smashwords y ya sobrepasó las cien descargas, lo que la califica para una distribución premium, según las políticas del portal. Esto significa que probablemente dentro de poco tiempo Nuevos arbitrios estará disponible en las tiendas de Sony y Apple, entre otras.

Kira sabe de lo que habla. Se ha desempeñado como agente literaria y ahora traza su camino como escritora, con una amplia trayectoria de disciplina bloguera. En Kminos, la bitácora que lleva desde hace ya unos años, cultiva un tipo de crónica de viaje íntima que le ha ganado un buen puñado de seguidores, entre los que se encuentra el que escribe estas líneas. Kira es optimista: “La gente no se va a descargar algo que no le interese, así sea gratis. Mi libro sobrepasa los 200 likes en Facebook y las 100 descargas. Y de la promoción me he encargado yo sola a través de mis redes sociales”.

La diferencia entre el impreso y su hermano gemelo digital son notables: “En la presentación se vendieron cerca de veinte, repartí unos treinta y quedaron otros pocos en algunas librerías. El alcance de la poesía es mínimo. De forma digital le ha llegado a muchísima más gente. Esta es una forma de no andar produciendo libros huérfanos”.

Kira afirma que el sector editorial está evidentemente contraído, y que muy pocas editoriales apuestan por la ficción local, con la excepción de iniciativas como Lugar Común y Punto Cero. Critica, sin embargo, la falta de talento nuevo: “En algunos casos te piden que financies la edición. La apuesta al autor ha disminuido, el editor se compromete menos. Nos hacen falta propuestas más estéticas, literarias”.

La decisión de ser independiente no es, tampoco, tan fácil como aceptar un cheque en blanco de Jorge Herralde. “Tú publicas solo, pero tienes que diseñar, formatear y mercadear. Por eso es controversial y riesgoso: debes luchar con la preconcepción de que si no publicas en papel no estás legitimado, no eres escritor. Eso a estas alturas es obsoleto”.

Recomendamos la descarga de Nuevos arbitrios, que está disponible para cualquier formato de lectura digital, espléndida estrategia para encontrarnos con la belleza en un consultorio, o cuando ya leer twitts se convierte en un aburrido ejercicio de tozudez dos puntocero.

Deja tu comentario

You May Also Like