La mejor película de terror del 2015 que probablemente aún no has visto (y deberías ver)

Esta fecha es de viejos y nuevos clásicos. A pesar de que el género de terror no es el plato de todo el mundo, es exactamente lo mismo que un plato de vegetales cuando teníamos 3 años. No sabemos por qué debemos comerlo, pero lo comemos. Y si no lo queremos, nos obligan. Y a veces nosotros nos obligamos. Así pasa con las películas de terror. Y hacerlo requiere cierto nivel de masoquismo.

Esa perversión necesaria a la hora de ver cine de terror es la causante y principal evocadora de distintas sensaciones. Y todo depende del tipo de película que se esté viendo. Ya de los clásicos se ha hablado muchísimo. ‘The Exorcist’ (1973) del gran William Friedkin es la cúspide referencial, y de ahí se desprenden una enormidad de películas, que van desde ‘Halloween’ (1978) de John Carpenter, hasta ‘Mulholland Drive’ (2001) del retirado David Lynch. Los últimos años también han traído nuevos clásicos, como la sueca ‘Let the Right One In’ (2010), de la cual se hizo un remake pocos años después, o la obra maestra de Jonathan Glazer, que lleva por nombre ‘Under the Skin’ (2014), con una excepcional Scarlett Johansson a quien cuesta quitarle el ojo de encima, no solo por cómo es (que ya sabemos cómo es), sino por lo que hace frente a una cámara sin siquiera decir una palabra. De ese año 2014 también llegó ‘The Babadook’, un film con una propuesta clásica y sencilla, pero cuya forma es exquisita. La última de esta grandísima lista que, por razones más obvias que otras, no daremos en su totalidad, se encuentra ‘It Follows’, dirigida y escrita por David Robert Mitchell y a la cual le dedicamos un espacio hace unos meses.

Pero para ese día especial de disfraces, calabazas, fiestas y películas de terror, nuestra recomendación es otra película. Ni siquiera es una película de ficción, aunque para apoyar su naturaleza documental propone una ficcionalización de eventos claves para el desarrollo de la historia. ‘The Jinx: The Live and Deaths of Robert Durst’ es para nosotros el mejor film de terror del año 2015. Este documental es dirigido por Andrew Jarecki, quien ya había incurrido en el mundo del true crime en formato documental con ‘Capturing the Friedmans’, que ganó una enormidad de premios en el año 2003, entre ellos el Gran Premio del Jurado en el Sundance Film Festival, y que también le propició una nominación a los Oscar.

Como lo hiciese con ‘Capturing the Friedmans’, Jarecki vuelve a trabajar con HBO para esta miniserie documental basada en la figura de Robert Durst, miembro de la familia Durst, dueña de una de las compañías de bienes raíces más grandes de la ciudad de Nueva York.

‘The Jinx’ está dividido en seis partes de 40 minutos, sin embargo, lo que invertimos de nuestro tiempo en visionarlo, lo vemos retribuido en una cantidad obscena de situaciones extrañas y horripilantes. Acá no tendremos ni jumpscares, ni fantasmas, ni monstruos o zombies. Jarecki nos llevará por cada una de las instancias que hicieron de Robert Durst una de las figuras más inquietantes al ojo público. Gracias a ‘All Good Things’, film de ficción que también se basó en la vida de Durst, Jarecki llamó la atención de éste, quien se ofreció a participar en una extensa entrevista con el director para dejar en claro cada uno de los rumores y acusaciones que se hacían en su contra.

Todo comienza en el año 1982 con la desaparición de su esposa Kathleen Durst. A raíz de ello, Robert comenzó a ser protagonista de otros desafortunados eventos a lo largo de los años, como los asesinatos de Susan Berman, una de sus mejores amigas, y Morris Black, su vecino cuando Durst se mudó a Galveston, Texas.

Gracias a la entrevista a “Bobby”, llamado así por sus allegados, poco a poco Jarecki es capaz de darnos un detalle más espeluznante que el anterior, a través de incongruencias entre las declaraciones de Durst y lo que dicen algunos de los testigos y los hechos. Cada capítulo te obliga a arrimarte al borde del asiento, al acecho de nuevas sorpresas.

‘The Jinx’ es indudablemente un caso aparte en el género del true crime, con uno de los finales más impactantes que he podido presenciar en televisión. Seguramente esta particular recomendación estará bajo la lupa de a todo el que le gusta echarse en la cama a ver un buen maratón de películas de terror y gritos entre un festival de jumpscares que te deja no solo trastornado por una o dos horas, sino por toda la madrugada cuando llega el momento de dormir. A mi también me gusta eso.

Y probablemente eso es lo que vayan a hacer durante estos días en los que celebramos una de las fechas más encantadoras que no nos pertenece del todo. Y eso nos da igual. Y así debería continuar. Pero al hacerlo, ‘The Jinx’ debe ser una tarea y una obligación dentro del menú que estén preparándose.

Deja tu comentario

You May Also Like