El canje de billetes sumergió a Venezuela en caos

Es lo que sucede cuando al frente del país se tiene a un incompetente de marca mayor como Nicolás Maduro. Su decisión, arbitraria e inconsulta, de eliminar el billete de 100 bolívares a pocos días de la quincena de diciembre ha sumido al país en un estado de caos que lo aproxima al colapso. A la cola de los supermercados y los comercios se sumó ayer la de los bancos: desde la madrugada, miles de personas han llenado las agencias bancarias del país con pacas, paquetes, bultos y hasta cajas de billetes de cien bolívares. Son colas kilométricas, desordenadas y lentas, en las que la gente puede pasar entre cuatro y cinco horas, algunas de las cuales están custodiadas por efectivos militares con armas largas y capuchas, y en las que hay una constante universal: el descontento. Cada historia es un lamento: desde los jubilados que habían retirado sus pensiones, hasta los trabajadores que habían hecho lo mismo con las utilidades. Están también aquellos que en previsión de algún viaje habían pasado semanas peregrinando de cajero en cajero para tener efectivo suficiente y ahora lo deben devolver, y aquellos a los que en la mañana de ayer algún cajero les dio todo en billetes de cien. Lo peor es la incertidumbre de no saber con qué se pagarán las cosas, ya que los bancos se quedaron sin billetes de 50 y sólo están recibiendo depósitos. Y mientras eso pasa, Nelson Merentes, presidente del Banco Central, ése al que le robaron $8 mil y €30 mil en efectivo, extendió el plazo de canje a diez días después de cumplidas las primeras 72 horas, aunque aclaró que él en el BCV no va a cambiar sino sumas bajas de billetes, y los que tengan altas cantidades “se quedarán con eso de recuerdo”.

Deja tu comentario

You May Also Like