La profecía de Merton y Banesco

La teoría la creó, expuso y explicó el sociólogo estadounidense Thomas Merton: “La profecía que se autorrealiza es, al principio, una definición ‘falsa’ de la situación, que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva ‘verdadera’”. Suena a trabalenguas pero es más sencilla de lo que parece. Y para entenderla nada mejor que una novela, ‘Traficantes de dinero’, de Arthur Hailei, en la que un grupo de personas pelean por tomar el control de un banco. Pero se trata de una institución sólida, solvente y bien administrada, que difícilmente pueda venirse abajo. Es entonces cuando deciden lanzar a la calle un rumor: que el banco está quebrado. Son persistentes en propagarlo, y logran que permee en los clientes, quienes, alarmados, comienzan a sacar su dinero en masa. La retirada masiva de dinero descapitaliza el banco y logra finalmente que se vaya a quiebra. La profecía falsa termina entonces haciéndose realidad por los mecanismos explicados por Merton. Todo ello viene a colación por lo sucedido en los últimos días con Banesco, banco que ha sido víctima de una sospechosa campaña de desprestigio ejecutada desde las más altas esferas de poder. “Banesco es Banco Nacional Socialista y Comunista de Venezuela”, dijo el viernes, así como de pasada, Maduro en una alocución desde Miraflores transmitida por VTV. Ayer, además, fue hecha pública una sentencia del TSJ sobre un juicio de hace varios años que el banco perdió, y fue propagada (y magnificada) como un intento de embargo o cosa semejante. Todo, de una forma bastante sospechosa que hace recordar a Merton y su profecía. De parte de la ciudadanía queda no convertirse en los tontos útiles que hagan que ésta se cumpla.

Deja tu comentario

You May Also Like