Review: Dirt – King Ropes

Por: Humberto González

“Dirt” es un disco hecho para los amantes del rock más sureño y ruidoso. Al puro estilo de The Velvet Underground, Kurt Vile o los mismos The Black Keys, el último LP de King Ropes es música con la cual se destapa una cerveza en el mueble de la sala.

Diez temas conforman “Dirt”, con un Lado A y un Lado B que poco buscan diferenciarse de sí mismos, quizás porque el primero sea un lado mucho más sucio y desorientado, y el otro una especie de rock mucho más melódico. El disco empieza con la psicodélica en momentos “Dogleg Boy”, que extiende la mano de King Ropes y nos deja saber cuál es su intención durante los próximos 40 minutos. La voz de Dave Hollier es de una característica bastante común en el género, sobre todo en este estilo de rock en donde las guitarras y las distorsiones peculiares caracterizan a la música. Una voz rasgada y de bajo perfil que se dedica más al sentimiento lírico que otra cosa. Lo cual no vemos demasiado evidente dentro del disco.

La música es quien lleva las riendas de “Dirt”, y no tanto la composición de las letras por parte del frontman oriundo de Montana. Sin embargo, King Ropes no necesita de ello, y su genialidad se encuentra en la capacidad de composición musical, que referencia a grandes del género.

“Dirt” no refleja un estilo distintivo de King Ropes, ni tampoco es un disco para todos, pero es un disco que deja entrever una sensibilidad interesante, que podría marcar la diferencia en futuros trabajos musicales. La voz de Hollier es lo más peculiar, desde el primer segundo hasta el final de la genial “Rocks in Little Crevices”, tema más largo y quizás personal del disco.

“Dirt” es interesante en todo momento, y si bien cae en lugares comunes en su propuesta temática, la música y la voz de Hollier salvan con gran ventaja el partido.

Deja tu comentario

You May Also Like