Lo condenable no es la protesta: es la dictadura

La temperatura en la calle llegó a punto de ebullición. Hoy, la indignación, tras tantas vejaciones y humillaciones, comenzó a desbordarse y se tradujo, como era lógico, en violencia y represión. No perdamos esto de vista: el conflicto que hay a esta hora en la calle tiene un único origen, una única causa y un único responsable: la dictadura. Si la gente está peleando, si la gente no se está conteniendo y está apelando a la fuerza, todo ello es producto de que las vagas del CNE congelaron las elecciones, el pran del TSJ y su “tren” de magistrados delincuentes disolvieron la Asamblea, el obeso inútil que nos mal gobierna acabó con el país, y su gente no para de robar. Si hay rabia en la calle, es porque la dictadura no ha dejado alternativa ni válvula de escape alguna. Hace una semana fue la primera salida tras el golpe, y la reprimieron con bombas. El martes y el jueves sucedió lo mismo. Y si el día de hoy lo ponemos en una categoría diferente, es porque el nivel de represión fue mayor y más rápido. Desde el primer momento, los cuerpos de seguridad actuaron con una saña tremenda, empleando todos los medios (gas rojo incluido). Ha sido una jornada muy dura, que cierra con imágenes lamentables de represión brutal. También de excesos, cómo no. Pero víctima y victimario no se pueden pesar en la misma balanza. Quejarse de los excesos que comete un pueblo que se rebela contra una dictadura es tan hipócrita como dolerse de las heridas que recibe un violador por parte de una víctima que se hartó de ser sodomizada. Esto no lo ha provocado la oposición que protesta, sino la dictadura que la oprime. Lo que ha pasado no es culpa de la gente, sino de la dictadura que la oprime. Lo que pueda pasar de aquí en adelante no será culpa de la gente, sino de la dictadura que la oprime. Lo condenable no es la rebelión de la gente, sino la dictadura que la oprime. Por ello, toda solución al conflicto venezolano comienza por una sola cosa: acabar con la dictadura que nos oprime.

Deja tu comentario

You May Also Like