Bajo tortura, obligan a dos jóvenes a declarar contra PJ

Darle otro nombre es hacerle un flaco favor a la verdad. Lo que ha sucedido con los hermanos Sánchez Ramírez, Francisco y Alejandro, de 21 años y estudiantes de Ciencias Políticas en la UCV, tiene un solo nombre y ése es tortura. Los dos hermanos fueron secuestrados el Jueves Santo, tras concluir la manifestación de ese día. Sin orden de captura alguna, el SEBIN los raptó y estuvieron desaparecidos por horas hasta que el Ministro Reverol se responsabilizó, en la tarde y vía twitter, como cabecilla de la acción delictiva. Sin juicio alguno, los sentenció como terroristas y anunció que habían “confesado” (¿qué? ¿ante quién? ¿en qué condiciones?). Durante casi 24 horas, ésa fue la única información que hubo: que Reverol los tenía secuestrados. Al día siguiente, Viernes Santo, sus progenitores (cuya casa fue allanada) pudieron verlos. Allí, ellos les informaron que en el Sebin fueron amarrados a un tubo y obligados a permanecer de pie por horas, rociaron sus ropas con gasolina y constantemente recibieron amenazas a su vida; es decir: fueron torturados. Siguiendo el guion clásico de toda dictadura, de la tortura obtuvieron una confesión contra sus enemigos: el partido opositor Primero Justicia y tres de sus diputados (José Guerra, Tomás Guanipa y Miguel Matheus) a quienes “acusaron” de ejecutar y planificar acciones violentas. “Reto a Maduro a que presente una sola prueba que no sea obtenida bajo tortura. Toda confesión obtenida bajo tortura carece de validez y los morochos Sánchez fueron torturados salvajemente”, dijo el diputado José Guerra, uno de los pretendidos incriminados. En respuesta, la dictadura ha hecho circular una foto de ambos, sentados en el suelo en el Circuito Penal de Caracas. “Se ven más sanos que Capriles y Borges juntos”, escribieron. Prueba de nada: las torturas que han recibido, como bien hemos descrito, no dejan huella física. El caso ha sido denunciado ante la ONU y la OEA, donde crímenes de este tipo no prescriben. Porque justicia habrá en algún momento.

Deja tu comentario

You May Also Like