Nicmer Evans

-¿Por qué no cayó la dictadura?

-El gobierno no cayó en estos días porque no había una contraparte que tuviese una conducción política asertiva y que pudiese canalizar la presión social que se generó tras las extraordinarias protestas que se pudieron ver en la calle. Lamentablemente, las manifestaciones no tenían esa conducción política pertinente que pudiese convertir toda esa energía en acciones concretas. Estoy hablando de negociaciones, de cabildeos, de articulación y suma de actores políticos, que pudiesen realmente lograr el objetivo que en principio se planteaba. Pero, además, hay otro elemento y es que el gobierno de Maduro no cayó porque el gobierno de Maduro no debe caer. Debe salir, que es distinto. Y debe hacerlo en los términos más democráticos para que no genere un hecho de fuerza posterior. De producirse una salida de Maduro por las balas en lugar de por los votos, no tengo ninguna duda de que traería consecuencias aún peores de las que se están viviendo hoy. Quien llegue a tomar el poder en esas circunstancias tendría una mayor condición de ingobernabilidad que la que tiene Maduro y entraríamos en una espiral de situaciones complejas y controvertidas desde el poder. En todo caso, creo que hubo un problema serio de conducción política. Se crearon unas falsas expectativas y sobre ellas se generó la situación que estamos viviendo: el hecho de que nos estemos preguntando hoy una cosa que, en principio, sabíamos que no se podía lograr.

*Nicmer Evans es politólogo. Tiene una maestría en Psicología Social y es director de la consultora Visor 360. Pertenece al chavismo disidente.

Deja tu comentario

You May Also Like