RESEÑA: ‘Diana: In Her Own Words’

Ícono pop, símbolo del buen vestir, referencia humanitaria, Princesa del Pueblo, Diana de Gales, Lady Di. Decir que cambió al planeta sería temerario. Afirmar que revolucionó la Corona y puso la Tierra a sus pies resulta un juicio racional y certero. Su trágica muerte acompaña a la llegada del hombre a la Luna, el funeral de Michael Jackson, el rescate de los mineros de Chile, las finales de los Mundiales y las inauguraciones de los Juegos Olímpicos, como uno de los eventos que han paralizado al mundo. Su vida pública fue sinónimo de alegría, sonrisas, abrazos, solidaridad y empatía. Su vida privada, no obstante, fue todo un infierno. A esa es la conclusión que uno llega luego de observar ‘Diana: In Her Own Words’, un documental estrenado a principios de mes por National Geographic y que revela contenido tanto inédito como valioso: el audio de una serie de entrevistas secretas que la afamada princesa concedió en 1991 al periodista Andrew Morton.

Aquellas declaraciones le dieron forma a un libro que destapó las miserias de una relación maquillada y veinticinco años después han servido para crear un documental muy al estilo de Asif Kapadia, el director que ganó un Oscar por su largometraje sobre Amy Winehouse en 2015 y que había conducido una producción para inmortalizar la vida de Ayrton Senna cinco años atrás. Como en los ejemplos mencionados, ver ‘Diana: In Her Own Words’ es sentir que Lady Di está contando su historia en la sala de tu casa, apoyada en fotografía y videos que ayudan a recrear y contextualizar los lamentos, preocupaciones y confidencias que durante un par de horas expone sin tapujos. “Durante toda la película usted está escuchando el funcionamiento interno de la mente de la Princesa Diana en un momento donde todo el mundo pensaba que estaba viviendo un cuento de hadas, pero su matrimonio y su vida se estaban desmoronando”, explica Tom Jennings, productor ejecutivo del documental.

‘Diana: In Her Own Words’ es casi una consulta psiquiátrica, un desahogo. No tiene la acuciosidad del reportaje periodístico de las mil fuentes, pero ofrece unas declaraciones, las de Lady Di, que muestran cómo se vivieron esos años desde el lente de la joven que se convirtió en princesa antes de ser mujer. El documental está colmado de sentencias impactantes y frases estremecedoras. “Tuve una infancia desdichada. Vi a mi padre abofetear a mi madre”, cuenta Diana al principio del film, para luego detallar, etapa tras etapa, las desgracias de su vida.

Intentos de suicidios, llantos desconsolados, vómitos cuatro veces al día, ansiolíticos, mareos y desaires. Ese fue el coctel que la acompañó durante la primera década de su matrimonio y tiene su origen en un descubrimiento que realizó semanas antes de casarse: su prometido mantenía una relación sentimental con Camila Parker Bowles. A partir de allí, todo se vino abajo. Contraer nupcias, en ese contexto, era como construir un edificio con vigas de plastilina. Lo que mal empieza, mal termina. “Fue el peor día de mi vida”, alcanza a decir Lady Di sobre la fecha de la ceremonia eclesiástica. No tenía idea de en qué se estaba metiendo y sentía que era un cordero antes del matadero. Nunca le enseñaron los ademanes de la Corona y siempre se sintió sola, abandonada y muy poco querida. En su luna de miel, que para los medios fue el inicio de una unión perfecta, Diana ni siquiera pudo compartir con su esposo. Carlos se llevó varias novelas para leer en los pocos momentos en los que estuvieron realmente solos. Y así fue padeciendo su matrimonio, entre la indiferencia y el descuido.

Al comportamiento del príncipe tuvo que sumarle el furor de los paparazzi y las portadas de los tabloides, verdaderas pirañas informativas. “La prensa era insoportable, me seguía a todos lados”, declara Lady Di, introvertida confesa y de postura siempre acorde con su timidez: cabeza gacha y hombros encogidos. Una actitud que mantuvo hasta que, con los años, fue dejando de ser la niña bonita de Carlos para convertirse en una luchadora humanitaria, en una mujer hecha y derecha. Lo trágico del asunto es que, justo cuando logró quitarse las cadenas de la monarquía, perdió la vida en un accidente de tránsito. Ella, muy dada a las premoniciones, supo desde pequeña que se casaría con alguien importante y supo también, tras contraer matrimonio, que no llegaría a ser reina.

‘Diana: In Her Own Words’ no da cabida a las teorías conspirativas que surgieron a raíz del accidente. Ese enfoque, sugestivo y trascendente, el espectador tendrá que buscarlo en otro documental. En este encontrará un maremágnum de sentimientos que describe a la perfección el estado emocional que tuvo, durante gran parte de su vida, una de las personas más influyente del siglo pasado. ‘Diana: In Her Own Words’ es, sin duda, una pieza invaluable de cultura general y una obra imprescindible para quienes siguieron la vida de la princesa y todavía la recuerdan a veinte años de su muerte.

Deja tu comentario

You May Also Like