Así reseñó la prensa el suicidio de Allende

Hace 44 años toda la prensa lucía estremecida por lo acontecido en Chile. El día anterior, temprano en la mañana, las Fuerzas Armadas chilenas, encabezadas por el comandante en jefe del Ejército, Augusto Pinochet, se habían alzado contra el gobierno y tomado el poder. La que era considerada una de las democracias modelos del continente llegaba a su fin por la vía de los hechos: el gobierno socialista de Salvador Allende, ese sueño de idealistas, terminaba en pesadilla. La situación de Chile era crítica –colas, escasez, huelgas, inflación de tres dígitos, colapso económico y una gran tensión social– y los militares salieron a poner orden. Lo hicieron a sangre y fuego, como ellos saben. Ese 11 de septiembre se hicieron con el control de gran parte del país, y ante la negativa de Allende de renunciar, bombardearon el Palacio de La Moneda. “¡Viva Chile!, ¡Viva el pueblo!, ¡Vivan los trabajadores! Éstas son mis últimas palabras, teniendo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una sanción moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición”, fueron sus últimas palabras transmitidas por radio. Luego de eso, y cuando ya los militares estaban en el primer piso del Palacio, en un gesto gallardo, quien fuera el primer marxista  de la historia electo presidente (y que no supo gobernar su país) se puso en la barbilla el fusil AK-47 que le regaló Fidel Castro y se mató. El hecho, como es lógico, sacudió a la opinión pública mundial, que asombrada veía lo que pasaba en el que era uno de los países más civilizados del continente, y así se reflejaba en los periódico. Acá una muestra de lo que se podía leer en los kioscos aquel 12 de septiembre de 1973.

Deja tu comentario

You May Also Like