A 167 años de su nacimiento recordamos a Robert Louis Stevenson

Quizá fue quien mejor definió a los políticos –esa profesión para la que no se requiere preparación alguna– pero su leyenda está inscrita en el terreno de las letras. Con ‘La isla del tesoro’ marcó un antes y un después en la literatura de barcos, aventuras y, sobre todo, piratas. Obra obligatoria en colegios y universidades alrededor del mundo, la idea fue concebida en un contexto familiar. Durante las vacaciones de 1881 sus parientes inventaron un juego que consistía en crear un relato entre todos y fue allí, tras ver un mapa que su hijastro había hecho para acompañar el texto, donde tomó la decisión: escribiría una novela basada en aquel dibujo. A él se debe la famosa X que, en las historias de aventuras, indica el lugar donde se esconde el tesoro y fue, también, quien creó el arquetipo de pirata que hoy, en tiempos de Jacks Sparrows, conocemos: botellas de ron, parches y patas de palo. Forzado por su padre, tuvo que hacer lo que tantos otros escritores: estudiar algo que no quería. En la Universidad de Edimburgo cursó Ingeniería Náutica y luego exploró los terrenos del Derecho, pero, al final, terminó dedicándose a lo que más le gustaba hacer: contar historias. De salud delicada, confesó haber escrito con su propio cuerpo en contra. Bronquitis y tuberculosis marcaron su vida. “Durante catorce años no he conocido un solo día efectivo de salud. He escrito con hemorragias, he escrito enfermo, entre estertores de tos, he escrito con la cabeza dando tumbos”, afirmó en una carta en 1893. Hablamos de Robert Louis Stevenson, una leyenda que no se conformó con escribir ‘La isla del tesoro’ y publicó, un lustro más tarde, esa exploración psicológica titulada ‘El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde’, una novela bisagra para entender la figura del doble en la literatura y para escudriñar dentro de la mente humana, esa que constantemente se mueve entre las pulsiones oscuras y las convenciones de la vida en sociedad. Hoy, a 167 años de su nacimiento, aprovechamos para recordar a este gran escritor.

Deja tu comentario

You May Also Like