Tragedia en el metro

La semana arrancó con tragedia en el metro de Caracas: el día lunes un joven de dieciocho años perdió la pierna arrollado por un tren, y ayer martes una veinteañera perdió la vida. No se trató de los usuales suicidios que con alguna frecuencia tienen lugar en el sistema de transporte público caraqueño, sino de algo peor: las dos personas cayeron a la vía férrea en medio de dos tumultos colectivos producidos por atracos. En los dos casos, según apuntan todos los testigos, la situación fue similar: andén lleno, delincuentes robando, pánico colectivo, gente corriendo para evitar ser atracada, y dos inocentes que intentando escapar caen en la vía.  Los dos casos sucedieron, además, en la estación Chacaito, la segunda más grande del sistema y una de las más concurridas dada su ubicación céntrica y la cantidad de rutas de autobús que tienen su parada en los alrededores. Aunque la cuenta oficial del metro se limitó a despachar ambos casos con la palabra ‘arrollamiento’, desde dentro del sistema confirmaron la versión de caídas accidentales por atraco. Fueron trabajadores los que le dijeron a Alberto Vivas, vicepresidente de “Familia Metro” y ex empleado de la empresa, lo que sucedió. “[Ambas] situaciones se presentaron producto de hurtos que están sucediendo con recurrencia en la estación Chacaíto. Motivado a la aglomeración de personas, las víctimas cayeron a los rieles justo cuando el tren estaba llegando”, le relató Vivas a ‘El Nacional’. Todo ello, a pesar de que en enero de este año el Ministerio del Interior asignó al metro 1.000 funcionarios de la PNB y la GNB para garantizar una seguridad que no sólo no ha llegado al sistema sino que empeora cada día, hasta llegar a cobrar la vida de sus usuarios.

Deja tu comentario

You May Also Like