Crónicas de mayo

La primera crónica de mayo (“Los venezolanos no somos este odio”) registra lo que pasó el día cuando los diputados decidieron marchar en cadeneta hasta la Asamblea Nacional, para terminar siendo reprimidos otra vez en la autopista. La molestia de la gente por la demora de la convocatoria, el coraje de los legisladores que aguantaron la represión casi sin protección, lo que sucede en Plaza Altamira, donde un grupo de jóvenes arranca la puerta de una tanqueta y luego uno de ellos se quema intentando prender una moto, todo ello está recogido allí. La primera aparición y las primeras palabras de Willy Arteaga, un personaje que luego se volvería ícono, están en la siguiente crónica (“Un violinista que no quiere ser como Dudamel”), que cuenta cómo es reprimida en la Francisco de Miranda la protesta de ese día. Una larga y curiosa vigilia estudiantil es contada al detalle en “12 horas con la esperanza de Venezuela”, una extensa crónica que registra el singular evento en el que hubo clases magistrales a cielo abierto en la Plaza Bolívar de Chacao y todo tipo de actividades llevadas a cabo por estudiantes que querían darle un mensaje claro al país y mostrarse como alternativa. Es precisamente una estudiante, ella de primer semestre, quien escribe “Historia de una represión estudiantil”, en la que se cuenta en primera persona el drama que  ella y otros ucevistas vivieron en la Avenida Victoria, donde fue reprimida una movilización de la Central. “Agua, miedo y perdigones” es el texto que registra el inicio de la nueva etapa de la represión, no ya con lacrimógenas sino con perdigones, ballena y emboscadas, y que marcaría el ‘modus operandi’ de los cuerpos represivos a partir de allí. “50 días después” hace el recuento de un día especialmente violento para nuestra redacción: cuando nuestro editor fue atacado por la PNB. Finalmente, “La tragedia de Altamira”, última crónica de ese mes duro, recoge un episodio lamentable sucedido en la plaza: el saqueo, por parte de manifestantes, de un camión de zapatos, y reflexiona sobre ello y lo difícil que es combatir monstruos sin terminar convertido en alguno. Todos los textos aquí:

Deja tu comentario

You May Also Like