Horror en Ciudad Guayana

Es cierto aquello de que, en ocasiones, la realidad supera a la ficción. La vida, lamentablemente, suele escribir las novelas más atroces. Ayer, pasadas las 10:00 de la noche, detrás del cementerio de Puerto Ordaz, bajo unos cauchos y parcialmente carbonizado, fue encontrado el cuerpo de Julián Moncada, un médico cardiólogo que fue asesinado por su hijo. En horas de la mañana, la asistente del doctor había intentado comunicarse con él, pero no pudo localizarlo. Ante la espera de los pacientes, llamó a Arturo, el hijo del señor Moncada, quien le informó que su papá se había ido del país. Ante las sospechas, el CICPC llegó horas más tarde a la casa del médico (sector Las Garzas, avenida Atlántico de Ciudad Guayana) y encontró el piso ensangrentado. Mientras hacían las pesquisas pertinentes, Arturo se presentó con el carro de su padre pero, al ver a los cuerpos policiales, huyó en el acto. No obstante, fue capturado momentos después y en pleno interrogatorio confesó el delito: junto a un compañero de clases, mató a su progenitor a puñaladas y golpes con objetos contundentes. ¿El móvil? Se presume que la herencia. El joven Moncada, de 18 años de edad, estaba estudiando Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello, en el núcleo de Guayana. Mario Mata, su cómplice en el delito, también cursaba la misma carrera.

Deja tu comentario

You May Also Like