#12A: el día que pudo terminarse la revolución

Caracas. 12 de abril de 2002. Horas de la mañana. En los pasillos de la Asamblea Nacional todo son susurros. Los diputados opositores y chavistas, horas antes enconados enemigos, ahora charlan. La batuta la llevan los primeros, pero la decisión es de los segundos. ¿La propuesta? Que la Asamblea Nacional acuerde juramentar a Carmona como presidente interino, dado que, como ya se sabía, “se le solicitó al señor Presidente de la República la renuncia de su cargo…la cual aceptó”. Para el mediodía ya 23 diputados del todavía existente MVR han dicho que sí, que aceptan, y que si Carmona va al Hemiciclo lo juramentarán en sesión solemne como presidente interino para encabezar una transición que, en el lapso de un mes, convocará elecciones generales y culminará con la renovación de los poderes. Pero no hay manera de llegarle a Carmona. Don Pedro, en Miraflores, no recibe a nadie. Los parlamentarios van a la Conferencia Episcopal a pedirle al hoy Cardenal Porras que funja de emisario y le dé el mensaje. Éste va a Miraflores. “Apenas si pudimos saludar al Dr. Carmona –cuenta Porras en sus memorias– y decirle que un grupo de parlamentarios quería conversar con él para plantearle una salida constitucional y rápida al vacío de poder. Nos dijo que no nos preocupáramos, que todo estaba en marcha y que en la tarde habría anuncios importantes en un acto público que estaban convocando”. Los parlamentarios acuden entonces a López Mendoza, presidente de Conindustria, y cercano a Carmona. “López Mendoza –escribe Patricia Poleo en sus famosas crónicas sobre el 11A– se comunica entonces con Carlos Molina Tamayo, Jefe de la Casa Militar de Carmona, y le transmite la necesidad que tienen los diputados de reunirse con él, antes de la juramentación (…) La respuesta de parte de Carmona, en boca de Molina Tamayo, dejó perplejos a los parlamentarios: ‘El Presidente les manda a decir que sólo podrá recibirlos después de la juramentación’”. Y el resto –autojuramentación, decretazo eliminando los poderes, escándalo internacional, revuelta militar y regreso de Chávez– es una historia que pudo haberse terminado ese día y que desgraciadamente se ha prolongado hasta hoy.

Deja tu comentario

You May Also Like