La fotografía de Schemidt jamás será olvidada

Ronaldo Schemidt (@rschemidt) lo logró. Su nombre fue grabado con letras doradas en la historia de la fotografía mundial. El World Press Photo (una suerte de Nobel en la rama) le fue otorgado al venezolano que trabaja en la agencia France Press y que el 03 de mayo del año pasado, en Altamira, en pleno auge de protestas en contra de Nicolás Maduro, capturó con su cámara una foto para la posteridad, en la que retrata a un manifestante en llamas debido a la explosión del tanque de gasolina de una moto que él y su grupo le habían quitado a la GNB y trataban de destruir. El encontrarse prácticamente al lado del manifestante le permitió a Schemidt captar en toda su magnitud el drama de aquel hecho terrible. Su fotografía se impuso ante las otras cinco nominadas a las categoría ‘Photo of the Year’ que retrataban, entre otras cosas, los cuerpos ahogados de unos refugiados, a una niña secuestrada por el grupo terrorista Boko Haram, a una socorrista que ayuda a una víctima del atropello masivo en Londres, a un niño desnudo evacuado de una zona en conflicto con el Estado Islámico (EI), y a un grupo de civiles que se quedaron en un campo de batalla que pretendía recuperar una ciudad tomada por el EI. Las voraces llamas que envolvieron al joven manifestante (inmortalizadas para todos por Schemidt, y galardonada por ‘World Press Photo’) son una alegoría de cómo la dictadura nos va quemando poco a poco. Aquellos días duros y trágicos de 2017, en los que el pueblo pagó con perdigonazos, asfixias y vidas, no podrán ser olvidados jamás, ni por Venezuela, ni el mundo. ¡Felicitaciones, @rschmedit!

Deja tu comentario

You May Also Like