RESEÑA: ‘Shutter Island’

Shutter Island es una película que tiene la capacidad de hacer que el espectador se cuestione, una y otra vez, hacia dónde se dirige, y cuál es la trama realmente. Protagonizada por Leonardo Di Caprio y Mark Ruffalo, pero con actuaciones sensacionales del resto del elenco (Ben Kingsley y Michelle Williams, por ejemplo), el film de Martin Scorsese proyecta un profundo juego psicológico que tiene como idea principal poner en duda la verdadera razón de ser de su protagonista, quien para salvarse a sí mismo –y darle sentido a su vida– se inventará, y le inventarán, una realidad que pretende ayudarlo. El film de suspenso del director italoamericano empieza con el arribo de los agentes federales de los EE.UU., Teddy Daniels (Di Caprio) y Chuck Aule (Ruffalo), a una isla en donde se recluyen pacientes con enfermedades mentales y antecedentes criminales. El sanatorio –ubicado en una isla siniestra, como se titula la película en español– será un hervidero de preguntas que mantendrá en suspenso por 2h 18m al público. Lo que empieza como un común film policiaco (en donde las pistas y testigos no sólo serán tangibles, sino que también habrá revelaciones en sueños y memorias) termina siendo una genialidad de Scorsese para que empiecen los juegos mentales: la migraña que experimenta el protagonista, Teddy Daniels, también será experimentada por todos los espectadores. Vendida como una película de terror, con escenas en las que parece necesario taparse los ojos con las manos, Scorsese invita a todos a concentrarse y dar el veredicto final: quién está cuerdo.

Deja tu comentario

You May Also Like