Murió Tom Wolfe, padre del nuevo periodismo.

Aparecía siempre vestido de traje blanco, lo conocían como el Balzac de Park Avenue, rechazó una oferta para estudiar en Princeton cuando joven, quiso ser beisbolista y no pudo, fue uno de los padres del nuevo periodismo, y esta mañana murió. Hablamos de Tom Wolfe (no confundir con Thomas Wolfe, que también era gringo pero mucho más viejo), uno de los mejores periodistas y escritores de los últimos tiempos. Nacido en 1931 en un hogar de Virginia conformado por un agrónomo y una diseñadora, Wolfe estudió literatura y periodismo en la Universidad de Washington and Lee luego de rechazar la oferta (darse ese lujo) de ingresar a Princeton. Una vez graduado intentó ser pelotero profesional, pero el béisbol le dijo en el terreno de juego que no tenía condiciones. Entonces se dedicó a escribir…pero a su estilo. En una época de redacciones planas, dominadas por la pirámide invertida y sus cinco preguntas (qué, cuándo, dónde, quién y por qué), Wolfe fue uno de los primeros que se decantó por un estilo más literario y personal, que posteriormente sería conocido como “Nuevo Periodismo”, al que le dedicó un libro y del que se le consideró uno de los pioneros. ‘The Washington Post’, ‘Esquire’ y ‘The New York Herald Tribune’ fueron alguno de los diarios que tuvieron su firma, aunque el grueso de su obra periodística está en formato libro y consta de grandes reportajes y crónicas en los que retrata a la gente de su tiempo. Ese mismo afán lo trasladó a la literatura, campo en el que también incursionó con éxito, destacándose como un escritor realista y uno de los mejores taxidermistas (por aquello de diseccionar y congelar) de la sociedad contemporánea. ‘La hoguera de las vanidades’ fue su opus magnan, una obra inolvidable cuya reseña puedes leer aquí:

https://www.revistaojo.com/2016/09/11/la-hoguera-de-las-vanidades-tom-wolfe/

Deja tu comentario

You May Also Like