La abstención y el cáncer

Por: Ezequiel Abdala | @eaa17

Dice un twittero anónimo y furibundo que la abstención “es como si alguien tiene cáncer y no se hace radioterapias y quimioterapias porque de todos modos morirá”; a lo que habría que responder, siguiendo su misma lógica y sintaxis, que ir a votar el domingo es como si alguien tiene cáncer y decide tomar agua de hojas de mango porque tiene fe en que así se curará. Pero no entremos en eso todavía. Vamos primero a lo fundamental de la metáfora: que tenemos cáncer, uno bastante devastador y agresivo llamado dictadura, que está acabando violentamente con nosotros. El diagnóstico llega tarde (tardísimo) y el daño es tremendo. Pasamos (perdimos) años preciosos dando tumbos sin aciertos con políticos (curanderos) que diagnosticaban (y trataban) como una ‘democracia sui géneris’, un ‘autoritarismo caribeño’, un ‘caudillismo tropical’ o una ‘dictablanda’ a lo que no era ni ha dejado de ser una dictadura. Pero ya hay diagnóstico certero, y es terrible. ¿Qué se hace entonces? Buscar la cura, de haberla. Y aplicarla, de tenerla a nuestro alcance. Y he allí el detalle de lo que nos pasa: que en este momento la cura no está a nuestro alcance. Es triste escribirlo y más duro aceptarlo. Pero la vida es así y no la he inventado yo, que diría el salsero. Sin embargo, hay que ser honesto. Y más uno que es periodista. El oficio obliga. Y entre la mentira que te haga feliz o la verdad que te amargue la vida, la alternativa no es la de Arjona. Entre el simulacro de elección que parodia una democracia que no existe o la aceptación lúcida de que se está en una dictadura en la que no hay cambio posible por la vía electoral, lo sano es lo segundo. ¿Es eso dejarse morir y negarse a la quimioterapia? No. Es decirle al curandero que no gracias, que por favor deje de jugar con nosotros, que lo que tenemos se llama cáncer y no se cura hirviendo hojas de mango, sino con algo llamado quimio y radioterapia, a veces con cirugía, y que si bien ahorita no hay médico, clínica, ni seguro que lo aplique, ya veremos cómo hacemos para encontrarlo, esperando no morir en el intento.

Deja tu comentario

You May Also Like