Chao PDVSA

Foto: El Nuevo Herald

Exportaciones petroleras en cero a fin de año. Ese es el grave pronóstico que hace la consultora británica Global Data sobre Venezuela, y al que ha tenido acceso la revista financiera ‘Forbes’. Según los datos que manejan, podríamos terminar el año produciendo menos de un millón de barriles. De ser ese el caso –y todo apunta a que así lo será- Venezuela se quedaría, sencillamente, sin nada para exportar. Pero no hay que irse tan al futuro: ya esto está pasando. Se ha conocido que en este mes de junio PDVSA les comunicó a 8 clientes distintos que no podrá cumplir con los envíos de petróleo que tenía contratados. Según los números de Global Data, de 1,4 millones de barriles diarios que PDVSA está obligada contractualmente a suministrar a clientes, dispone apenas de 694.000; es decir: sólo el 49%, lo que quiere decir que ya le ha incumplido a más de la mitad de sus clientes. Y a los que les cumple, lo hace a medias y con descuento: con la amenaza del embargo pendiendo sobre cada tanquero que sale de nuestras aguas, PDVSA tiene que hacer mil y un malabares para lograr enviar un despacho, lo que en la práctica está afectando notablemente las pocas entregas que hay. Súmele a eso que la producción continúa cayendo de modo acelerado (“va mucho más rápido de lo que se esperaba”, advirtió el jueves Bank of America / Merrill Lynch en un informe), que lo mismo está pasando con las plataformas petroleras –el mes pasado perdimos 7, y nos quedan apenas 28– y tendremos, pues, todas las razones para despedirnos definitivamente de la que en su momento fue una empresa modelo y hoy una auténtica ruina: PDVSA, señores, está desahuciada.

Deja tu comentario

You May Also Like