“El cine es como magia”

#Entrevista por: Juan Pablo Chourio | @juanpa_ch

De la Universidad Simón Bolívar a la Escuela Nacional de Cine, de la publicidad al cortometraje, de la exactitud de los números a la complejidad del arte. Así fue el tránsito de Daniel Rodríguez, quien es director de fotografía de su casa productora (Tramoyero Films) y acaba de culminar su primer cortometraje, ‘La mujer de la grieta’. Su pasión por el séptimo arte empezó con una película que le encantó tanto que sólo mencionarla le causa emoción: “Yo me enamoré completamente del cine cuando vi ‘The Matrix’. A mí se me explotó el cerebro, no podía creer lo que estaba viendo. Es una de mis películas favoritas de niño, de grande y de siempre”. Pese a que había descubierto su adicción por el cine, decidió estudiar en la USB ingeniería antes que nada: “Saliendo de bachillerato tenía que estudiar ingeniería (en producción) porque me gustaban los números. Me encantó mi carrera y la Simón, fue lo máximo, pero una vez graduado no sentí que era lo mío. Así que me acerqué al lado audiovisual para desarrollar mi carrera ahí. Uno de los mejores sitios que conseguí en Caracas que dieran clases y cursos de cine era la Escuela Nacional, en donde hice un par de cursos de dirección de fotografía para publicidad”. En ese momento, a un año de haberse graduado, Daniel intuía cuál era su pasión y se preparaba para trabajar en ella; sin embargo, faltaba un empujón para dedicarse a tiempo completo y abandonar su trabajo de entonces: “Tenía un trabajo y una vida estable, pero siempre tenía la piquiña de algo más y todavía no descubría qué era. Fue mi mejor amigo Luis Bond (cofundador de Tramoyero films) que siempre anduvo claro que lo suyo era el cine. Así que desde siempre me fue metiendo en este mundo”.

Junto a Luis Bond y Xenia Marcinko, Daniel Rodríguez funda Tramoyero films: “La casa productora se creó con metas para hacer cine, pero como toda nuestra experticia era de publicidad, empezamos a ganar experiencia y dinero trabajando en ello”. Tras acumular rodaje en este apartado, Tramoyero films decide trabajar en su primer cortometraje, ‘La mujer de la grieta’, que será presentada en el Indie Passion Film Fest de Miami entre el 1 y 4 de noviembre. “La mujer de la grieta (grabada en Caracas) es rara porque Luis y yo que la escribimos nos gustan las historias extrañas. Indirectamente toca muchos temas que pensábamos que no iba a tocar, pero es la historia de Anabella (una chica de veintitantos) que está con su mejor amiga y el novio en una casa en un bosque para un escape de fin de semana. Estando en esa casa descubre cosas que no le gustan. Ella trata de solucionar los problemas, pero se vuelven cada vez peor. Es tratar de hacer las cosas bien, pero terminas arruinándolo”.

Pese a que Daniel entiende la coyuntura venezolana actual, dejó claro que hacer cine es cuesta arriba en todos lados: “En todos lados hacer cine es muy cuesta arriba porque necesitas muchos recursos. Estás haciendo una inversión a algo que no necesariamente tendrá una inversión de vuelta. Se necesitan que muchas cosas se adhieran para que salga bien. Hacer cine en Venezuela tiene sus pros y sus contras. A favor tiene que el equipo técnico en Venezuela es muy bueno, está bien formado. El tema de cambio de dólares a bolívares te beneficia si tienen los dólares. La parte negativa es que mucha gente calificada se ha ido. No hay muchos recursos, no puedes conseguir todo. Para las pautas necesitas guardias de seguridad cosa que no pasa en otra parte del mundo”.

Para quien disfruta con Kubrick y Tarantino, pero inició como ingeniero “el cine es como magia”. Así resume la experiencia de su primer cortometraje: “No teníamos nada y fuimos creando. El cine es crear porque creas una historia desde la nada. Nació dentro de mí y lo puedes poner afuera para que la genta lo vea, lo podrá querer u odiar, pero es una creación tuya y me parece súper mágico”.

Deja tu comentario

You May Also Like