RESEÑA: Mortal y Rosa – Francisco Umbral

Por: Ezequiel Abdala | @eaa17

Desgarrador, inclasificable y precioso. Son esos tres los adjetivos con los que se puede calificar este libro. Desgarrador porque lo escribe un hombre roto de dolor, mientras ve morir de leucemia a su hijo pequeño. Inclasificable porque no es exactamente una novela, no tiene en rigor una trama, no es tampoco un diario en el sentido clásico –aunque es a lo que más se le acerca–: es literatura pura y libre, sin la camisa de fuerza de los géneros. Y precioso porque está escrito con un lenguaje elevado y cuidado, con una prosa bella y lírica, en ocasiones poética, plagada de frases e imágenes bellas. En pocas palabras: una obra de arte.

“Diario íntimo”. Esa era la expresión que le gustaba a Umbral para tratar de clasificar de alguna manera a ese inclasificable libro. Tiene de diario, sí, la estructura cronológica y fragmentada. Le faltarían las fechas y las narraciones. Porque no son exactamente hechos y sucesos –que los hay– los que llenan las páginas. Son, sobre todo, pensamientos, meditaciones, sentimientos. ¿Se puede hacer un diario con puro flujo de conciencia, compuesto por fragmentos de monólogos interiores? He allí lo experimental. Los párrafos son autónomos y muchos no guardan relación con los siguientes. Algunos van por tópicos o temas, otros por sentimientos y sensaciones con respecto a algo (la fiebre, el verano, el metro, la literatura, los domingos, los baños), y en su mayoría independientes; tanto, que se podrían leer aislados: son fragmentos desordenados de la mente y las entrañas de Umbral.

“Un llanto que mutó en poesía”. La frase –tomada de un blog literario– es quizás uno de los mejores resúmenes que se puede hacer de ‘Mortal y rosa’. Pero habría que completarlo agregando que fue una alegría que terminó en un llanto que mutó en poesía, aunque así pierda mucho (tanto) la frase. Porque no parece haber sido un libro concebido para contar una experiencia de dolor. De hecho, la enfermedad aparece ya muy páginas adentro. Da la impresión de que ella y la muerte llegaron de improvisto, se atravesaron en ese diario experimental que escribía Umbral, cuyo centro de vida era la feliz infancia de su primer y único hijo. Pero llegaron. Y lo mataron. Y como es lógico, también a él, que pluma en mano dejó testimonio impreso del dolor más profundo que puede experimentar un hombre: la muerte del hijo. Las últimas páginas duelen hasta el fondo. Son un puñal de letras que desgarra las entrañas.

Y luego, lo de la poesía. La riqueza literaria de este libro es descomunal. Las metáforas y las imágenes son preciosas. Las enumeraciones (recurso bastante usado por Umbral) son ingeniosas hasta el neologismo. Y es un ejemplo paradigmático de prosa poética, o versos prosaicos, o poesía en prosa o cómo quieran llamarlo. Algo que hay que leer despacio y disfrutar. Vuelvo al principio: una obra de arte.

Título: Mortal y rosa

Autor: Francisco Umbral

Año: 1975

Páginas: 189

Calificación: 10 /10

Deja tu comentario

You May Also Like