Condenan a muerte a los trasplantados

FOTO: AFP

Han vivido el trago amargo de un diagnóstico médico que compromete su vida y para el que el único tratamiento posible es un trasplante. Han fatigado meses y hasta años buscando un donante. Han sufrido la incertidumbre de no saber si el órgano es o no compatible. Han celebrado la alegría de tener un trasplante exitoso. Y ahora viven la dolorosa y frustrante experiencia de que luego de pasar por calvario tal y sobrevivir a lo que parecía imposible, su lucha se ve perdida y su vida en juego por no tener un medicamento. Es lo que están viviendo los pacientes trasplantados, que por falta de inmunosupresores están muriendo o perdiendo sus órganos. Se trata de un fármaco imprescindible, que previene el rechazo del órgano nuevo y cuya importación, por ser de alto costo, se encuentra en manos del Instituto Venezolano de Seguro Social, que ha venido presentando fallas desde el primer trimestre de 2016. Fallas que se traducen en años de esfuerzo perdidos y muertes evitables. Las cifras son de la Organización Nacional de Trasplantes de Venezuela y se corresponden con los resultados arrojados por la Encuesta Nacional de Inmunosupresores, que se llevó a cabo entre el 28 de febrero y el 26 de abril de este año, y determinó que sólo en ese período se produjeron 366 complicaciones de pacientes trasplantados, de los cuáles 26 fallecieron. Entre febrero y abril, la Organización Nacional de Trasplantes documentó 47 pérdidas de órganos, 89 cuadros de insuficiencia renal y 68 rechazos reversibles en todo el país. No sólo eso: debido a la falta de inmunosupresores se produjeron 95 emergencias hospitalarias y 54 trasplantados tuvieron que volver a la diálisis, en un país donde no abundan las máquinas para ello. Son números que hablan de vidas truncadas, de proyectos frustrados y de mucho sufrimiento. Son personas que podrían tener una vida normal, con calidad, saludable, feliz, y que la están pasando terriblemente mal. Son víctimas de la crueldad de una revolución genocida y orgullosa que se niega a la apertura de un canal humanitario, roba con las medicinas y mata, así, a sus ciudadanos.

Deja tu comentario

You May Also Like