Tiroteo en la redacción

FOTO: ABC NEWS

En la sala de redacción se encontraban los periodistas frente al teclado, algunos trascribían entrevistas, otros hacían llamadas, fue en aquel momento en donde el sonido de una pistola invadió de miedo a los presentes: un tiroteo dentro de las oficinas del ‘The Capital Gazette’, uno de los periódicos más antiguos de Estados Unidos. A Phil Davis, que cubre sucesos, le tocó reportar en vivo a través de Twitter, y debajo de su escritorio, la noticia más tétrica de su vida: “No hay nada más escalofriante que oír a múltiples personas tiroteadas mientras tú te encuentras bajo el escritorio y entonces oyes al pistolero recargar su arma”. A los profesionales que en otras tragedias reportan cómo escuelas y locales en Estados Unidos se manchan de sangre por individuos muchas veces con problemas psicológicos, les tocó presenciar un problema nacional que más allá de erradicarse, se propaga con velocidad bacteriana. El periódico fundado en 1727, y ubicado en Annapólis (estado de Maryland), sufrió dentro de sus instalaciones un tiroteo que golpeó, pero no calló a la prensa libre. El responsable de al menos cinco muertos (según información de ‘El País’ de Madrid) tenía una pistola y disparó a través de una puerta de cristal contra los empleados. El pistolero pretendió evitar que lo identificaran, por lo que se mutiló dos dedos; sin embargo, cuando arribó la policía 90 segundos después, no ofreció resistencia y se entregó a las autoridades. A un día de que se celebrara el día del periodista en Venezuela, un estadounidense, Phil Davis, nos recuerda que la profesión no está exenta de peligro. Aun siendo víctima, nunca dejó de informar. ¡Fuerza, ‘The Gazette’!

Deja tu comentario

You May Also Like