Fenómeno Frida Kahlo

 Símbolo del feminismo, pintora irreverente, ícono pop, Frida Kahlo (nacida un día como hoy, pero hace 111 años) alcanzó cuotas de popularidad e idolatría inimaginables para una mujer de su época. Y es que si en vida tuvo que convivir bajo la sombra de su amado esposo, el también pintor Diego Rivera, su legado artístico e ideológico trascendió fronteras y generaciones para establecerse hoy en día en un fenómeno sin parangón desde cualquier punto de vista. Según Martha Zamora (autora de ‘Frida: el pincel de la angustia’), el culto e iconización de Frida no inició en su natal México, sino en Estados Unidos gracias a la migración de mexicanos, pues alejados de su país, encontraron en su retrato y biografía una conexión con sus raíces. De esta manera comenzó la ‘fridamanía’, un movimiento que convirtió a la nativa de Coayacán –como relatan en ‘El País’ de Madrid- en “imagen de movimientos sociales como el feminismo, la lucha LGBT y de las personas con discapacidad”. La historia de la pintora (de amor, sufrimiento y arte) no sólo llamó la atención de grupos que se identificaron con ella, sino que también la mercadotecnia se interesó e impregnó en camisas, muñecas, libretas y delantales su imagen para inmortalizar la devoción por Frida. Para muestra, el botón de la Casa Azul. Hay quienes arriban a Ciudad de México sólo por tránsito, y tienen suficiente tiempo, salen del aeropuerto para visitar el hogar (actual museo) de la artista mexicana. Su manera de amar, su estilo de vida y forma de ver al mundo inmortalizaron a un personaje que prevalece a través del tiempo: “Pies para que los quiero, si tengo alas para volar”, fue su pensamiento tras sufrir un accidente de tránsito a los 18 años que la postró en cama por un mes.

Deja tu comentario

You May Also Like