RESEÑA: Ensayo sobre la ceguera

Por: Juan Pablo Chourio | @JuanPa_Ch

Bien es cierto que el escenario apocalíptico es un género harto repetido tanto en la literatura como en el séptimo arte; sin embargo, José Saramago (premio Nobel de Literatura en 1998) ahondó en el tema de una manera especial con un estilo único. Cuando una ceguera blanca como la leche se transformó en una epidemia incurable, la verdadera tragedia fue consecuencia de la convivencia en un mundo de ciegos, quienes estuvieron recluidos en un recinto que fungía de manicomio. En tiempos como los nuestros, en donde la crisis de Venezuela avanza exponencialmente, leer esta ‘masterpiece’ nos permite acercarnos al comportamiento humano en situaciones en las que la supervivencia pasa a hacer la única razón de vivir. La división, violencia e incomprensión pasan a hacer parte fundamental de la narrativa que emplea el autor portugués. La obra, publicada en 1995, muestra el lado animal y sumiso de las personas cuando padecen el hambre, por lo que para sobrevivir son capaces a doblegarse ante los grupos de poder de turno que basan su liderazgo en la violencia.

La ceguera también es utilizada para reflejar una sociedad incapaz de cuestionar las decisiones de los poderosos. La novela es una metáfora de una población autómata, sumisa e indefensa ante la adversidad. Los personajes en ‘Ensayo sobre la ceguera’ acatan órdenes sin preguntar el origen de las mismas. La subversión nunca llegó, pues los ciegos encontraron la libertad cuando la autoridad también sucumbió ante la epidemia.

“Los peores hijos de puta son los que no tienen aspecto de serlo”, es una de las lapidantes frases que nos dejó Saramago en su obra. El premio Nobel narra de una manera muy particular, con exceso de comas, una lectura que –según Pilar del Río, viuda del nobel–  debería leerse en voz alta.

 

Título: Ensayo sobre la ceguera 

Autor: José Saramago

Año: 1995

Páginas: 416

Calificación: 9/10

 

Deja tu comentario

You May Also Like