Pequeñas diferencias

FOTO: Reuters.

En la década de los 60, en plena lucha armada de la izquierda aleccionada por Cuba, ocurrió un hecho muy sonado: el asesinato de Alberto Lovera por parte de la policía política de entonces, no recuerdo si era todavía la Digepol o ya le habían cambiado el nombre a Disip. Quien levantó la bandera que impulsó la investigación fue el diputado José Vicente Rangel, que luego reuniría sus escritos en un folletín panfletario llamado Expediente Negro. Tuve ese libro en mi poder, y por él pude saber lo que ocurrió. Al profesor lo mataron a golpes y luego lo lanzaron al mar desde el Morro de Lecherías, encadenado a un pico. Una caída de muchos metros, pero no tantos como los que separan el décimo piso del Sebín del pavimento. JVR tuvo una tribuna de excepción en el hemiciclo de la AN. Tuvo prensa, tuvo acceso a los expedientes, al cuerpo de Lovera. Hoy, los diputados no tienen esas facilidades. No pueden enfrentarse al poder, porque corren el riesgo de terminar igual que Fernando Albán. No pueden escribir el Expediente Rojo. Me pregunto si Rangel no habrá recordado su libro al enterarse de este caso. Supongo que no, porque la consciencia la tiene apagada cuando no se trata de un muerto de su bando.

 

Por Mirco Ferri | @mircoferri 

Deja tu comentario

You May Also Like