Recomendaciones de humor literario y chaborro

Por Jesús Torrivilla -@jtvilla

El humor más ácido tiene una risa particular, la del colmillo victorioso que al final dice “qué jodida es la vida”. Ajá, pero también hay humor sabroso, con una sensibilidad más intensa pero que no precisamente exige que te hayas leído todas las novelas de Borges para entenderlo (sic). Varios autores cultivan este tipo de prosa que hace reír pero que nunca vas a ver en ningún scketch de Venevisión Continental. También hay una carcajada de la que soy fanático: la que no puedes contener y dices “¡qué maldito!”, esa que te da vergüenza por ti y por el respeto y la armonía en la humanidad. Esta última es la más difícil porque hay que saber hacerla, hay que ser muy inteligente para sortear la ofensa con crueldad y lucidez. Acá hay un par de links interesantes al respecto. Más una foto de Nicolas Cage para subir el autoestima de todos.

-Fran Leibowitz sobre el cigarro, defendiendo un vicio dañino de una forma oscura y brillante: “People act right now like smoking it’s a moral failure (…) If you’d told me when I was 14 years old that the behaviour in wich I engaged that would be considered most deviant would have been cigarrete smoking… I’d had a whole different adolescence”

Esto es una escena del documental: Public Speaking, una joya absoluta.

Otro link de interés para los fanáticos es esta entrevista en The Paris Review

-Muchachada Nui sobre Lars Von Trier. Una obra maestra. Pero sí exige que hayas visto una buena parte de la filmografía del cineasta. El diálogo entre la esposa de Spielberg y la de Von Trier es una cumbre del humor de la categoría españoladas cinéfilas.

-El nuevo blog de @Chucho_RZ, un troll que se atreve a hacer bromas sobre el holocausto. Pero alguien tenía que hacerlo

www.prohibidopegarcarteles.com

Read More…

3 autores venezolanos hablan sobre sus ebooks

Por Jesús Torrivilla@jtvilla

La web se ha convertido, para muchos, en una cuestión de principios. En una nueva forma de entender la cultura y de acabar con muchos de los lastres del mundo físico, de prácticas que antes nos parecían inamovibles y que ahora, desde los clicks y los taps de las tabletas, definitivamente han cambiado.

El ebook está en el centro de este debate. Durante el pasado mes, entrevistamos a Luis Alejandro Ordóñez y Kira Kariakin, dos autores venezolanos cuya apuesta está en lo digital. Y que han labrado el camino de los bits antes que el de las imprentas y los tirajes. Cerramos la serie con Marianne Díaz, también bloguera de trayectoria, que está adelantando un trabajo serio para cambiar los paradigmas en Venezuela.

Marianne Díaz Hernández

Aviones de papel y Cuentos en el espejo


Para Marianne Díaz la escritura ha sido una vocación ineludible. En su título universitario la tinta imprimió “abogada”, pero su oficio actual lo ha labrado desde el cultivo de la ficción y el amor por los libros. Trabaja en Monteávila Editores Latinoamérica. En su blog: La vida no tiene instrucciones escribe sobre literatura, “opinología” y ese vasto mundo de las afinidades electivas.

Su manifiesto, Piratéenme por favor, es una toma de posición hacia lo digital, hacia el espíritu colaborativo. Allí están disponibles los links para bajar sus dos libros de cuentos “Aviones de papel” y “Cuentos en el espejo”, inicialmente publicados en la editorial Monteávila, pero disponibles ahora gratuitamente para sus lectores alrededor del mundo.

En Venezuela, por las dificultades de la industria editorial para importar, producir y distribuir libros, lo digital se presenta como una alternativa más emparentada con la necesidad que lo volitivo. En palabras de Marianne Díaz: “De pronto había gente que no conseguía mis libros, del interior y del exterior. Decidí subirlos a Internet para que tuvieran acceso a ellos quienes no los podían leer en físico. La experiencia ha sido genial, me han dejado un montón de comentarios en las redes sociales”.

Desde su trabajo en una editorial tradicional, habla de las iniciativas que adelanta: “Monteávila tiene la política de subir sus libros gratuitamente a Internet, así que les comenté que quería hacerlo con los míos y no hubo problema. Estoy trabajando en la Biblioteca Digital de Monteávila y a raíz de esa experiencia elaboré un manual”. Que está, por supuesto, en línea: “Cómo hacer un ebook en cinco fáciles pasos”, en el que la autora detalla el procedimiento para formatear un manuscrito en ePub o MOBI, lo que permitirá visualizarlo en una amplia gama de lectores como el Kindle y el iPad.

A pesar de reconocer el evidente trabajo que amerita la edición independiente, Marianne Díaz ve una oportunidad que todavía está siendo subestimada: “Los autores pueden construir comunidades y utilizar Internet como plataforma de distribución”. La necesidad urgente está a la vista: “Las editoriales deben ponerse al día”. Y Marianne está allí para trabajar por ese cambio.

¿Qué tipo de inmigrante eres?

Por Jesús Torrivilla –@jtvilla

En estos últimos años muchos venezolanos se han visto en la coyuntura de abandonar o no el país. Más de un millón lo han hecho. Unos se han quedado, otros se han devuelto al poco tiempo. La experiencia de ser extranjero no es toda de alegrías y caminatas por ciudades ordenadas y festivales de música moderna. El tipo de persona y sus experiencias son tan variadas que encasillarla es un ejercicio de reducción. Pero en los paradigmas podemos encontrar algo de verdad, sobre todo si no es con un cuestionario rosa. En este ejercicio identificamos la vida pública de tres escritores latinoamericanos en el extranjero con un estereotipo de inmigrante, además de un bonus.

1)El  Roberto Bolaño

Paria genial de la literatura latinoamericana, Roberto Bolaño nació en Chile, pero vivió entre México, Estados Unidos y España. Vivió entre la pobreza, la transhumancia, y más tarde la fama por su transgresora obra. En esta entrevista asegura sentirse chileno, pero en la última que diera en vida su sentencia es definitiva: “Lamento darte una respuesta más bien cursi. Mi única patria son mis dos hijos, Lautaro y Alexandra. Y tal vez, pero en segundo plano, algunos instantes, algunas calles, algunos rostros o escenas o libros que están dentro de mí y que algún día olvidaré, que es lo mejor que uno puede hacer con la patria”.

Read More…

La expulsión del curador

Por Jesús Torrivilla –@jtvilla

Juan Pedro Cámara –@juanpecamara

Los museos han pasado de una época de auge a un segundo plano en el panorama cultural. Los artistas, sin embargo, no han dejado de producir. El conflicto está servido.

En este mini-documental se pretende exponer la realidad de un oficio que tras trece años de gestión “revolucionaria” se ha visto gravemente perjudicado y que subsecuentemente, ha cambiado la concepción del arte desde la perspectiva estatal. El año 2001 se recuerda como hito en el viraje de las políticas públicas de este sector. El despido masivo de los académicos que resguardaban una institucionalidad bien estructurada y la reducción absoluta de la figura del curador se escondieron en periódicos inundados por titulares de violencia y turbulencia política.

El ánimo de Al cruzar la calle por Jesús Torrivilla

Un disco que comienza con un piano de fondo y la sentencia famosísima: “April is the cruelest month” en la voz de Eliot y su singular pronunciación de las vocales, como un barco que atraca en un puerto fantasma.

Al cruzar la calle es el proyecto de Linda Sjöquist, la más joven de la generación Entorno Doméstico, un roster de artistas con inspiración independiente que resalta de entre toda la producción nacional por separarse del estilo y lugar común del rock criollo, de acordes rápidos y letras pedestres.

El ánimo general de las canciones es adolescente, tiene la certidumbre de que la alegría y el amor no existen sin la crueldad. Cada uno de los temas rescata un gusto por la composición y por las letras que es extraño presenciar en otros proyectos. Que hace muchísima falta, además.

Se aprecia su dosis fresca de vocación poética, el clásico no-me-tomo-en-serio-pero-leo-a-Cortázar que no proviene sino de un tierno ejercicio de humildad que no se nota impuesto.

Londres sobresale por su rabiosa sinceridad, por una entrañable desazón del trópico. Una de las fortalezas del disco es, precisamente, que Linda habla sin pudor, con una ironía autoinfligida que recuerda, por ejemplo, al famoso prólogo de Música para camaleones; que habla de un talento todavía verde, pero sin duda encaminado a crecer.

Read More…

Creative Commons: licencia para colaborar

¡Compartimos el artículo de Big Bang de nuestra 12da edición!

Por Jesús Torrivilla -@jtvilla-

El principal enemigo del periodismo son los fusiles, refritos, plagios. Frente a la tentación del copy/paste, Creative Commons ha surgido para decirle al mundo: ¡adelante! Respetando las normas de atribución, esta norma llega para reforzarnos que el conocimiento es libre en Internet

Creative Commons es una organización no gubernamental fundada por Lawrence Lessing, profesor de derecho en Stanford. Su idea, a pesar de sencilla, es ambiciosa: proporcionar un marco legal que potencie las capacidades colaborativas de Internet.

En su publicación The power of the open (disponible de forma gratuita en la web de la organización), explican que se encontraron con una ley de copyright anacrónica, que no se adaptaba a la libertad que Internet proporciona para distribuir, copiar, y editar un contenido en específico. Ellos, aseguran, encontraron otra vía: “…alguien tenía que proveer una infraestructura pública, libre y estandarizada que creara un balance entre la realidad del Internet y las leyes de Derecho de Autor. Ese alguien es Creative Commons

Cristóbal Cobo y Hugo Pardo explican, en su libro Planeta Web 2.0, que la licencia ofrecida por Creative Commons le permite al usuario copiar, distribuir o modificar una obra, e incluso —en algunos casos— se autoriza hacer uso comercial de ella, pero es obligatorio que se haga referencia a su autor. Este esfuerzo está centrado en racionalizar un comportamiento que las mismas características de la red permiten y fomentan. En medio del desorden y la anomia, Creative Commons cobra más relevancia como una alternativa viable para disciplinas como el periodismo. Read More…

La Historia de Inés Quintero

¡Acá les dejamos el Diablo por Viejo de nuestra 12da edición!

Por Jesús Torrivilla -@jtvilla-

Dejar las espadas por el papel y las leyes, los fusiles por las peinetas, las montoneras y los panfletos por el pensamiento reposado. La cruzada de Inés Quintero pasa por descubrirles a los venezolanos que la historia de Venezuela es más que una fábula de manual

En una disciplina de apariencia rígida y vetusta, los libros de Inés Quintero hablan sobre temas como las excentricidades de un marqués tropical y los romances y filiaciones monárquicas de la hermana de Simón Bolívar. En ellos, el público ha descubierto detalles inéditos de una historia que vemos plagada de pasajes inamovibles, teñidos de un barniz heroico, intocable.

Licenciada, magíster y doctora en Historia por la Universidad Central de Venezuela, Quintero ha hecho su carrera académica en las aulas del país y carga ese hecho como un estandarte. “Yo soy un producto venezolano. En palabras de Luis Pedro España ‘historiadora al cubo’. Todo mi proceso de formación fue en la UCV. Eso tiene un valor importante porque no solo da cuenta de la fortaleza de la Central, sino de la posibilidad real de llevar a cabo una carrera académica en Venezuela. El ucevista es ucevista hasta que se muere, es una conexión afectiva”.

Inés Quintero habla de sus profesores como una rockera que hubiese tenido la oportunidad de tocar guitarra con Hendrix. De la UCV en los años setenta destaca la experiencia política como actividad “insoslayable” de la vida universitaria, del privilegio de una Escuela comandada por las figuras más brillantes del país. “Las herramientas que adquirí en la UCV son las mismas que utilizo en mi ejercicio profesional. Era una Escuela de excelencia, lo fue en su momento. El último semestre Carrera Damas dictó Historia Contemporánea de Venezuela. Fui preparadora en el Instituto de Estudios Hispanoamericanos y el director era Eduardo Arcila Farías y el profesor con el que trabajé fue Elías Pino Iturrieta. Estuve en una Escuela de oro”.

Lamenta que hoy en día la situación no sea así. “La Escuela de Historia en la actualidad dista mucho de ser lo que fue en mi momento. En eso ha influido la jubilación de muchos profesores. El cuerpo docente ha sido sustituido por personas que no tienen su misma trayectoria. Hay problemas para actualizarse en las tendencias contemporáneas de la academia, en mejorar el cuerpo curricular”.

¿Qué importancia tuvo en tu carrera la publicación de La criolla principal?

Estoy convencida de que los historiadores tenemos que conectarnos con nuestros lectores. El libro sigue teniendo exactamente el mismo rigor académico, escrito bajo códigos narrativos. Como historiadora procuro un discurso que se vincule con la gente.  Sin desentenderme de la academia me he propuesto que puedan apropiarse de esos contenidos de una manera menos rígida. Read More…

La electrónica con rapto de Dj Yirvin

¡Compartimos el Todo Oídos de nuestra 11ra edición para que lo disfruten!

Por Jesús Torrivilla –@jtvilla-

Los impulsores de la changa tuky reivindican el nombre Raptor House para designar a un género de música electrónica que encendió las fiestas en las zonas populares caraqueñas durante la primera década del 2000. Yirvin es uno de los músicos detrás de este fenómeno cuyo mayor sobreviviente es una onomatopeya

En el año 2006 uno de los primeros videos de youtube que se regaría por todas las computadoras de los venezolanos era tan solo una ventana a una escena musical que llegó a convocar a miles de jóvenes: la changa tuky.

Las palabras claves para encontrar el video siguen siendo las mismas: “Cotiza vs. Petare”, y remiten aún hoy a diez minutos intensos de bailes entre grupos que se identifican con cada una de esas zonas de la ciudad de Caracas. Ya la changa, ese estilo de música inclasificable pero inconfundible al oído, había evolucionado de su clásico punkypunkypropio de los años noventa. La onomatopeya es ahora otra: tuky, y es la puerta de entrada a todo un fenómeno cultural del que muy poco se ha hablado.

Un reciente auge de la música electrónica bailable de orígenes populares, como el Juke en Chicago y el Kuduro, proveniente de Angola y que produce furor en Portugal, ha hecho que comiencen a surgir preguntas sobre lo que estaba pasando en Venezuela en el año 2006. Una sencilla pesquisa —guiada por uno de los puntos geográficos del video— saca a relucir el nombre de Yirvin, uno de los Djs más reconocidos de Petare. En sus palabras: “Llegué a ser de los que tenían más música sonando en Caracas, mis cancioneseran muy solicitadas por otros DJ, eso me hizo agarrar más más fama”. Read More…