RESEÑA: ‘Her’

La tecnología revolucionó todos los aspectos de la vida, incluso el más complejo, el amor. Y es que desde que el internet nos permite comunicarnos en tiempo real sin importar la distancia, las relaciones amorosas también nacen desde la web. Aplicaciones para encontrar pareja existen desde inicios del siglo XXI, lugares digitales en los que la comunicación es a través de una pantalla. A partir de esta idea, y la llegada de la inteligencia artificial, el director Spike Jonze escribió y dirigió ‘Her’, una historia de amor diferente.Theodore (Joaquín Phoenix) es un escritor de cartas para terceros, que tiene mucha percepción, pero que es solitaria. Acaba de terminar una relación que no ha podido superar. Es allí cuando en todas las demás filmografías conociera a la chica ideal que será su pareja, que ‘Her’ se destaca, pues Theodore no empieza a charlar con cualquiera, sino con un sistema operativo con voz de mujer. El futuro siempre ha sido parte fundamental de las narrativas filmlicas, pero el filón que encuentra Jonze es muy llamativo, sobre todo porque es un futuro cercano que a puede comparar con situaciones de hoy en día. Y es que relaciones a distancia se logran mantener gracias a las comunicaciones que existen. También aparece el ‘sexting’, por lo que en ‘Her’ se logra ver un poco cómo son las relaciones en la actualidad y cómo puede ser en un futuro, aunque suena descabellado. Los diálogos serán reflexiones que penetraran en el espectador. La genialidad de las frases y el mundo creado por Jonze convierten a ‘Her’ en una película de amor imperdible.

DOCUMENTAL: El chavismo, la peste del siglo XXI

“La peste del siglo XXI”. Ese es el título de un duro pero muy necesario documental hecho por el abogado en el exilio Gustavo Tovar Arrollo, en el que radiografía ese movimiento destructor llamado chavismo y muestra cómo acabó con Venezuela. Con el aporte de voces de la categoría de Mario Vargas Llosa, Moises Naím, Ricardo Haussman, los ex presidentes José María Aznar, Andrés Pastrana, Felipe González y Óscar Arias, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, así como las de prominentes figuras de la oposición venezolana, entre muchas otras, el documental desenmascara, en 90 minutos, ese fraude demagógico llamado chavismo y muestra cómo fue apropiándose y destruyendo Venezuela. Toda la tragedia venezolana está resumida allí. Todo el horror del chavismo está plasmado allí. Producto de 3 años de investigación, el documental es rico en testimonios e imágenes inéditas y de archivo que dejan en evidencia el gran crimen histórico que cometió el chavismo con nuestro país. Cuenta, además, con la participación de la pianista Gabriela Montero, quien realizó una serie de composiciones especiales para la banda sonora, a cargo del maestro Jorge Aguilar. Se trata, pues, de un documento imprescindible que ningún venezolano puede dejar de ver y que todo venezolano debe ayudar a difundir. Puedes verlo completo a continuación:

 

RESEÑA: ‘The Post’

Por: Jesús Berbín | @zaneroll 

The Post es un viaje timoneado por su oralidad. Si bien el cine nos tiene acostumbrados a que la escena sea construida por factores como el escenario, la ambientación y la música –para que luego sean estos quienes condicionen directamente al dialogo–, en esta ocasión, Spielberg apuesta porque la conversación entre los personajes sea quien tome las riendas del film y que de ahí se construya todo lo demás.

Este ejercicio resulta vigorizante para el espectador. Aunque pueda parecer que el guion se refugia en ciertos arquetipos (las mujeres cuchichean de cosas que a los hombres no les interesa, los hombres hablan de política y cosas que a las mujeres no les interesa, los soldados norteamericanos van soltando frases genéricas de “matar al enemigo” y etc.) y, ciertamente, con revisar la filmografía de Spielberg nos daremos cuenta de su gusto particular por los ambientes “clásicos” de la puesta en escena; la realidad es que con el contexto norteamericano de los años 60 lo que puede parecer un uso reiterativo de ciertos gestos fílmicos clásicos, es realmente un tributo a ellos.

Por esto, secuencias tan estimulantes como el constante ajetreo en un periódico hacen que recordemos con cariño ciertos escenarios similares en películas como The Paper (1994) o incluso de Superman (1978) sin llegar a parecer un mero intento de imitación. La ejecución se siente genuina, y de más estaría decir que las actuaciones son una delicia (especialmente cuando Tom Hanks y Meryl Streep comparten escena).

Sin embargo, hay un pequeño detalle que enturbia la experiencia.

Un tema implícito dentro de la narrativa de la película es la figura de la mujer dentro de la sociedad norteamericana de los años 60, siendo personificado por el arco argumental de Kay Graham. Aunque es manejado considerablemente bien durante la mayor parte de la película, en el tercer acto parece que necesitaban obligatoriamente dar un veredicto, por lo que ciertas líneas de algunos personajes recurren a la sobreexposición, lo cual era totalmente innecesario. La sola conclusión de los hechos podía haber dicho más que todas las palabras empleadas al respecto.

Mas, la experiencia de haber podido visualizar este largometraje, en conjunto de la poderosa travesía marcada por los personajes y el intrigante desenlace a la opresión de los medios de comunicación, hacen ver este último detalle como un pequeño traspié que puede ser perdonado.

RESEÑA: ‘Memento’

 Con una evolución narrativa alterada y escenas en blanco y negro, el director Christopher Nolan rodó una película con acertijos y encrucijadas a través de una historia particular que cuenta cómo Leonard Shelby (Guy Pearce) desea vengar la muerte de su esposa mientras que lucha por recordar su día a día. Y es que el protagonista de esta trama sufre de amnesia anterógrada, que es la incapacidad para generar nuevos recuerdos. De esta manera, Leonard sólo puede acordarse de lo que era y hacía hasta la muerte de su pareja. Pese a su condición, tiene un sistema que le permite recordar mediante notas, fotos y hasta tatuajes raros las personas que conoce, en donde se hospeda y las pistas del asesino. No poder memorizar ningún recuerdo nuevo hará de Leonard una persona vulnerable que pueda ser usada para saldar cuentas ajenas, por lo que en un momento del film dudará de todos. ‘Memento’ es un largometraje que gira alrededor de dos conceptos que –según el protagonista– son excluyentes: los hechos y la memoria, pues la segunda es subjetiva y puede cambiar el color, el lugar e incluso el significado de los sucesos. Que Leonard no sea capaz de saber  el tiempo que trascurre realmente desde la muerte de su esposa de Leonard hasta el momento en donde se encuentra no le permite satisfacer sus deseos de venganza, por lo que su historia es un ciclo en donde el asesino podrá tomar caras distintas según le convenga a terceros. Ante este panorama el espectador, atento o no de los detalles, tendrá ante sí la tarea de formar una concepción de lo que está pasando en este mundo puesto en escena por el notable director británico.

RESEÑA: ‘Mother!’

Si la controversia ganara premios, ‘Mother!’ –del director Darren Aronofsky– habría sido la mejor película de 2017. Y es que mientras que el crítico del ‘The New Yorker ‘ escribió que “esta película es una locura”, el del ‘The New York Times’ dijo que “Aronofsky es un virtuoso del humor y el tiempo”. No hay grises para este film que interpretan como actores principales Jennifer Lawrence y Javier Bardem. Sin dejarse transportar por la magia de Aronofsky, ‘Mother!’ cuenta la historia de una pareja que decide irse a una casa alejada de la ciudad para que el marido, que es escritor, se inspire en la que fue el hogar de sus padres. Una mansión en reconstrucción –luego de un devastador incendio– será el único sitio en el que se desarrollarán las acciones de una película que no posee banda sonora, pues los espectadores lograrán escuchar el sonido de las gotas al caer hasta las respiraciones. A partir de una trama simplona con un romance entre un hombre maduro y una mujer joven, se desencadenará una serie de acciones que pondrá a trabajar las neuronas de quien se sienta a ver la filmografía. No hay manera de ver ‘Mother!’ sin que la película genere un ruido interno, uno que no se puede quedar con la presentación explícita de un relato harto conocido en Hollywood. Con guiños de terror, este film es un thriller psicológico que no te llevará de la mano de principio a fin, sino que a través de una historia lineal necesitará de mucha abstracción, e incluso la ayuda de Google, para comprender las metáforas que se impregnan en una obra de arte que no pasará desapercibida.

RESEÑA: ‘The Truman Show’

En el imaginario popular Jim Carrey es, por encima de todas las cosas, un actor de comedia top. Y es que sus gestos alocados y lenguaje corporal durante sus interpretaciones lo convierten en prácticamente un emblema del género en Hollywood; sin embargo, en un papel menos serio, más dramático y aleccionador, Carrey logró ganar un Globo de Oro al mejor actor dramático cuando interpretó a Truman Burbank en ‘The Truman Show’. La filmografía dirigida por el australiano Peter Weir y escrita por Andrew Niccol se convirtió así en el largometraje que le permitió a Carrey escuchar los aplausos de un público distinto. ‘The Truman Show’ es la película que cuenta la historia de un hombre inmerso en un reality show sin saberlo. Y es que absolutamente todo en el mundo de Truman Burbank es planificado y transmitido en tiempo real para los espectadores. En una realidad inventada, lo único real es el comportamiento de Truman, quien piensa que todo es normal. El largometraje –que tiene un ritmo lento, pero bien definido– tendrá como trama principal la disconformidad de Truman con su vida, pues él piensa que la monotonía del día a día puede cambiar con miles de aventuras motivadas por un amor inesperado para la planificada vida del protagonista de un reality show que tiene más de 10 mil días de transmisión continua. Tanto sus amigos como su esposa no son obras del azar sino que son introducidos por el director de esta telerealidad. Truman desea con ansias escapar, pero cada uno de las personas de su mundo son actores preparados para que él se mantenga irremediablemente estático. Que todo gire en torno a él y sentir la sensación de que un ser superior lo controla será la verdadera misión que tendrá Truman.

RESEÑA: ‘Limitless’

La idea que plasmó el director Neil Burger en ‘Limitless’ pudo servir para realizar un film de superhéroes; sin embargo, desechó aquello y prefirió rodar un thriller que tiene como trama la superación personal. Que el ser humano no utiliza todo su potencial del cerebro es una creencia errónea harta repetida, por lo que Burger partió de allí para proyectar una película que dejará en el espectador la sensación de que sus capacidades son ilimitadas, pero que sólo empleamos un mínimo porcentaje. Eddie Morra (Bradley Cooper) es un escritor bloqueado que encontrará la solución a todos sus problemas gracias a un medicamento revolucionario que le permitirá utilizar al máximo su potencial. El consumo de la píldora NZT no sólo llevará a Morra a padecer efectos secundarios, sino que pondrá bajo amenaza su vida: alcanzar la cúspide personal y económica no puede ser tan fácil. En el reparto se destaca la presencia y actuación de Robert De Niro, quien alcanza a interpretar a un personaje sutil y siniestro. Pese a que al largometraje está lleno de fantasía, es capaz de entretener durante casi dos horas. La puesta en escena, dirección de arte y musicalización son redondas. Si bien no alcanza el grado de ‘masterpiece’ ni mucho menos, ‘Limitless’ es adrenalina pura. Y es que pese a que no se trata de una película de peleas ni de persecuciones a altas velocidades, el ritmo frenético permite que la aceleración este en nuestra mente gracias a una genial banda sonora que compagina con el desarrollo.

RESEÑA: ‘Inception’

Pudo ser un asalto más al banco de turno de Nueva York ejecutado por un escuadrón selecto de ladrones, o la historia de un hombre que recuerda a su esposa fallecida a través de sus sueños, pero ‘Inception’, de Christopher Nolan, quiso ser –y fue– más que eso. El mundo mientras dormimos nunca dejará de ser fascinante, complejo y digno de debates. Es por ello que la intención de Nolan en este film no fue otra sino que elaborar una obra bien lograda para un público que se ubica en la zona gris: entre el culto y Hollywood. Dom Cobb (Leonardo Di Caprio) es un ladrón fuera de lo común que se infiltra en sueños ajenos por encargo. Extraer informaciones, contraseñas y datos del subconsciente era su trabajo rutinario, pero la misión que le dará sentido a la película –por su complejidad–, es la de introducir una idea, labor jamás realizada, en la mente del heredero de una mega compañía. Un equipo de especialistas reclutado por Coob, Ariadne (Ellen Page), Eames (Tom Hardy) y Arthur (Joseph Gordon-Levitt), tendrá que infiltrarse en los sueños sin quedarse atrapado. Y es que allí, entre el mundo real y el de los sueños, se desarrollará un largometraje que explicarán a través de diálogos e imágenes visuales cómo funciona nuestro cerebro mientras dormimos. Sólo te das cuenta de que sueñas, cuando despiertas, sin embargo, la tensión psicológica es tan real que te desequilibra. Trabajar en el subconsciente tiene sus riesgos, el cual implica quedarse en el limbo. Permanecer mucho tiempo dentro de alguno te apartará del mundo real, por lo que de un tótem –elegido por el infiltrador– dependerá discernir entre un sueño, y lo real. La trama –que se enreda al final y no en el desarrollo– no estaría completa sin un factor emocional que pone en riesgo completar la misión. Y es que a Coob siempre lo atormentará en los sueños la imagen de su esposa que se suicidó porque quería despertar de un sueño que no era tal. Para quien vive infiltrado en sueños, la realidad puede ser menos atractiva que el subconsciente.

RESEÑA: ‘The Curious Case of Benjamin Button’

Película maravillosa, historia normal de un hombre no tan normal, ‘The Curious Case of Benjamin Button’ es un film que te hará reflexionar sobre la vida sin necesidad de sermones clichés ni frases de autoayuda. Es la historia de Benjamin (Brad Pitt), un bebé que nació con el aspecto físico de una persona de 80 años. Que, en vez de envejecer, rejuvenecía con el pasar de los años. Criado en un asilo, tratado como viejo (sólo por su apariencia), pero con la inocencia de un niño, el protagonista de este largometraje tiene un reloj que gira antihorario. La puesta en escena, el maquillaje y banda sonora son, sencillamente, estupendos. El director David Fincher adaptó la obra de F. Scott Fitzgerald, publicada en la década de 1920, para realizar una filmografía que ganó 3 premios Óscar (mejor dirección de arte, maquillaje y efectos visuales) y obtuvo 10 nominaciones más. El espectador no sólo se sorprenderá de las vicisitudes de quien parece tener mucha experiencia (por eso de las canas y las arrugas), pero que es una hoja en blanco. En las casi tres horas frente a la pantalla, sentirá una cercanía muy humana con unos personajes interpretados casi a la perfección por Brad Pitt, Cate Blanchett y Tilda Sinton. Las dos historias de amor que son -por excelencia- parte fundamental del film, depositarán en el pensamiento una semilla de reflexión. Pese a la condena del tiempo, pues nunca nada será para siempre, los romances que tendrá Pitt serán aleccionadores, intensos y apasionados.  Ante todo, de ‘The Curious Case of Benjamin Button’ es una obra que muestra cómo lo efímero puedo ser vivido como eterno: “La vida no se mide en minutos, se mide en momentos.”

RESEÑA: ‘Inglourious Basterds’

 De una película sobre la Segunda Guerra Mundial se suele esperar más acción que diálogo, más balas que palabras, pero si el director es Quentin Tarantino el desarrollo será muy distinto. Inglourious Basterds es un film ucrónico ambientado en la Francia ocupada por los nazis. La trama del largometraje cuenta dos historias en paralelo que convergen al final. La primera, que le da nombre a la película, es de un escuadrón selecto de militares, ‘Los Bastardos’, encargados de asesinar crudamente y sin misericordia a soldados alemanes. La segunda es acerca de una chica judía que presenció cómo fusilaron a sus familiares y crece con un harto rencor. Tarantino dividirá la acción en cinco capítulos en los que relatará con suficiente detalle y sustanciosos diálogos cómo ‘Los Bastardos’ –liderados por el teniente Aldo Raine (Brad Pitt) – exterminan a sus víctimas hasta dejarlas (literalmente) sin cabello. Paralelamente, la judía Shoshanna (Mélanie Laurent) la fortuna le permitirá vengarse. Pese a que Brad Pitt es la imagen promocional del largometraje, la verdadera estrella es el austriaco Christoph Waltz –quien ganó mejor actor de reparto en los Óscar 2009 por interpretar al Coronel Hans Landa–. Su personaje será un villano maquiavélico, un genio de la lingüística capaz de usar el lenguaje para desequilibrar la vida de los demás. Con diálogos en los que lleva siempre la voz de mando, Hans Landa será la persona más importante del film. Y es que cuando se ausenta de alguna escena, se siente el vacío que un Pitt en clave Rambo no puede sustituir. Dotado de efectos de sonido únicos, una dirección artística brillante y mucha sangre al mejor estilo tarantiniano, no queda otra sino que sentarse a disfrutar de Inglourious Basterds.