La bata blanca no es camisa de fuerza

¿Ya le echaron un vistazo al Protagonista Ojo de nuestra 12da edición? ¡Acá lo posteamos!

Por Pablo Luís Duarte Borges -@pabludu-

Miki hace parecer tan fácil graduarse en una de las universidades más prestigiosas del país y mudarse a otro para realizar un posgrado y obtener el título bajo el grado de Summa cum laude. Pero si no es suficiente, por qué no agregar proteínas y bacterias genéticamente modificadas al asunto

Te presentan a alguien y, como es lo usual, una de las primeras preguntas está relacionada con lo que estudia. Si te responde que es microbiólogo, seguramente tu asombro será obvio. Juan Miguel Puertas Pérez —Miki— forma parte de ese mundo de tubos de ensayo, exámenes, y actividades de laboratorio del que la mayoría de la humanidad escapó después de ver química en el colegio.

Pero Juan no forma parte de lo que creemos conocer de los seres con batas blancas. Claro que las usa, pero no se siente definido por eso. Al salir del bachillerato y obtener la medalla de plata en las Olimpiadas Iberoamericanas de Química en el 98, comienza sus estudios de Ingeniera Química en la Universidad Simón Bolívar, escuela de la cual egresa en 2003. Decide, entonces, que su siguiente paso era dirigirse a España porque, además de que su ascendencia se lo facilitaba, los estudios avanzados que perseguía solo se realizan en esos lugares.

Se gradúa de Doctor en Biotecnología en la Universitat Autònoma de Barcelona y el Institut Pasteur de Paris. Este título —el de Doctor Miki, como lo conocen en su trabajo— lo logró a los 30 años, bajo el grado de Summa cum laude.

Llega a la Universitat Autònoma de Barcelona, considerada por él como una casa de estudios muy progresista, con una beca del gobierno español que le permitía poder estudiar y dedicarle todo el tiempo a su trabajo de tesis. Al finalizar comenzó a trabajar la empresa holandesa de biotecnología Purac Biochem, bajo el cargo de Project Scientist. A su currículum se añade, también, el dominio de cuatro idiomas —español, inglés, catalán y francés—, y un quinto que está perfeccionando —holandés—.

Ahora haré el intento de que las actividades que Miki realiza en su trabajo sean entendibles. La empresa se encarga de la producción de unas proteínas con propiedades farmacológicas. Para producirlas utilizan bacterias genéticamente modificadas. Su trabajo consiste en diseñar y mejorar procesos industriales de fermentación usando microbios naturales y genéticamente modificados para obtener dichas biomoléculas. De eso se trata la microbiología aplicada.

Su vida no se define por los laboratorios. Es fanático del cine indie, odia el de terror y las cintas animadas de carros y demás. Vive entre Barcelona y Holanda; sale con amigos que en su mayoría pertenecen a carreras totalmente alejadas a las ciencias; frecuenta locales, cines; y le fascina viajar.

Es abiertamente gay. Salió del closet mientras estudiaba la carrera en la USB. Obtuvo un apoyo moderado de sus padres al inicio, y, actualmente, uno incondicional. Su estilo de vida nunca ha sido un problema; Miki vive en una de las ciudades más progresistas y abiertas en términos de sexualidad. Laboralmente, tampoco ha generado dificultades en su trato y ejercicio profesional.

Su perfección y disciplina hacen que se desempeñe con éxito en todo lo que realiza, mientras adquiere el respeto por los logros que su labor le confiere.

Una Alfombra Roja llena de puro Rock and Roll

Foto por Diana Padrón

Compartimos el Todo Oídos de nuestra 12da edición ¡Disfrútenlo!

Por Marisabel González Ocanto – @MarisaOcanto-

Olvídense de la famosa Red Carpet de los Oscar, o de los Emmy, o de cualquiera de esos eventos, porque esta vez se trata de cinco valencianos que, desde el 2007, han demostrado que no necesitan de una amplia discografía para transmitirle la mejor energía al público rockero nacional

Cuando se trata de hablar con bandas protagonistas del rock nacional, el cómo lograrlo es lo de menos. Hora y media en autobús expreso hasta una Valencia con 30° de temperatura dio sus frutos al tener la oportunidad no solo de conversar con los chicos de Alfombra Roja, sino también de verlos y escucharlos ensayar.

El primer encuentro fue con Mingo (Domingo Guzmán), bajista de la banda, en el Cristal, un pequeño centro comercial de Naguanagua. De allí nos trasladamos al estudio donde nos esperaban el resto de los integrantes: Ricardo “Pipo” Álvarez, baterista; Johnathan “Johnnie” Fiñana, guitarra principal; Oscar Sucheni, guitarra rítmica; y Alfonso Romero como nuevo vocalista de la agrupación.

Primero fue el ensayo. Risas y bromas predominaron por esos pequeños pelones que solo se permiten en estos casos, pero que no impidieron que, dado el momento, cada uno se entregara a su instrumento y así transmitieran, en conjunto, pura energía rock and rollera. En seguida me trasladé al Por el Medio de la Calle (2011) donde la multitud vivió el mismo ambiente. Allí estrenaron a Alfonso como vocalista.

Luego del ensayo, Pipo y Mingo explicaron que este proyecto musical empezó en el 2007, con una dirección diferente a la actual: Vicente “Chente” Bello como vocalista, y sin Ricardo en el grupo. “Oscar era el que tocaba la batería. Luego yo llegué de viaje, me quedé en la batería y él pasó a la guitarra rítmica”, comentó el baterista.

Oscar, Mingo, Chente y Pipo se conocen desde pequeños pues estudiaron en el mismo colegio. Siempre tuvieron contacto con la música; desde temprana edad tocaban intrumentos y asistían a los toques de bandas en Valencia. Además, Pipo cuenta que su papá tenía un bar donde ensayaban a cada rato. “Teníamos como trece años”, agrega Mingo. Read More…

Alegría fresa en el armario

Foto Cortesía de Moda Morango

Por Marisabel González Ocanto -@MarisaOcanto

Sophie Bernardo tiene 25 años, es diseñadora de modas y maneja su propia línea de ropa Morango. No podía esperarse menos de alguien que desde los cuatro años usa hilos y agujas para mezclar y combinar diferentes texturas y colores.

Como las cosas buenas también se heredan, la habilidad que tiene esta joven diseñadora para confeccionar le corre por las venas desde el nacimiento: “Mi abuela, en sus tiempos, era modista y le hacía la ropa a mis papás. A mí desde chiquita me gustaba todo eso e incluso mi hermana se burlaba de mí porque le hacía ropita a las barbies” comenta.

Foto Cortesía de Moda Morango

Con todo y que siempre transformaba la ropa para darle un toque diferente, y que ella misma se diseñó su traje de graduación, a su salida del bachillerato tenía como meta estudiar artes en la escuela Cruz Diez. Uno de sus familiares, convencido que su futuro estaba en el diseño de modas, la inscribió en el Instituto Brivil. “A los tres meses amaba la carrera”, confiesa Sophie.

Adquirió experiencia laboral haciendo pasantías para Jhonny Stracha, trabajando en Industrias Jade, donde administró y organizó la parte de diseño; en Just For Kids diseñando ropa para niñas, entre otras empresas. Actualmente, es diseñadora de Manoa y de su propia marca Morango.

Foto Cortesía de Moda Morango

Muchas veces se necesita hacer algo, para saber que no quieres hacer el resto de tu vida. Sophie cuenta que al graduarse inició una línea de trajes de baño y ropa playera que llevaba su nombre: Sophie Bernardo. “Al principio sí me gustaba, pero al final se volvió muy monótono y no tan creativo. Se hacían las cosas porque se vendían, pero no había cariño, ni creatividad, y sin eso nada sale tan bonito”, explica.

Viajar y respirar otros aires siempre ayuda a despejarnos la mente y a nutrir nuestras ideas, así que luego de visitar Portugal y hacer un curso de Negocios de la Moda en Altos de Chavón, República Dominicana, Sophie Bernardo complementó y reformó la idea de montar su propio taller. Read More…

Sin Dirección desde Maracay

Por Marisabel González Ocanto -@MarisaOcanto-

Una tarde lluviosa y con Caracas colapsada de punta a punta no evitaron que los chicos de Sin Dirección cumplieran su cita para una charla con nosotros en las oficinas de Revista Ojo.

Tras varias horas de camino, desde Maracay llegaron Luis Guillermo Guaidó, voz y guitarra, y Carlos Rivas encargado de la batería. El tercer y último miembro, que no estuvo presente, es el bajista Carlos “Menzo”.

El vocalista explica que Sin Dirección nació a finales de noviembre del 2006, cuando él junto a su amigo Saúl Rojas empezaron a buscar un baterista para formar la agrupación. “Pegamos carteles por todo Maracay y el único que se presentó fue Carlos”, comenta Luis.

Los chicos cuentan que, desde entonces, han pasado por diferentes alineaciones. De hecho, hasta hace poco eran un cuarteto, pero Saúl se tuvo que retirar así que les toca continuar con este proyecto como un trío.

Luis antes de formar este grupo había pertenecido a otra banda. Por esta razón, ya tenía varias canciones compuestas y estaba preparando otras, así que es él quien lleva la batuta en cuanto a la producción del disco.

Carlos confiesa que cuando se unió a la banda, no compartía los gustos musicales: “No tocaba punk, no me gustaba”, dice. Sin embargo, al ver que fue el único en audicionar se quedó y le ha dedicado, sin remordimientos, todo su tiempo en estos cinco años.

El género que sirve como base para las canciones de Sin dirección es el Punk. Ahora bien, al momento de componer no dudaron en mezclarlo con distintos ritmos latinos y hasta con  elementos de nuestro folklore para lograr un rock latino. Read More…

TE PRESENTAMOS A LA MISS MONROE VENEZOLANA

Miss Monroe ha convertido en editoriales fotográficos para la web lo que, en principio, no era más que parte de su cotidianidad: la moda. Esta fashionista zuliana se revela independiente de cualquier casa de diseño o estilo, y defiende a capa y espada la idea de que todos podemos vestir bien. Solo debemos aprender algunos trucos

Por Juan Pedro Cámara Pérez

“Si supieras que no estoy tan pendiente de lo que hacen o dejan de hacer los diseñadores”, adelantó Rosshanna a pocos minutos de haber comenzado la entrevista. De ese momento en adelante, la conversación, que la lejanía entre Caracas y Maracaibo había obligado a realizar vía Skype, debió dar un vuelco inmediato, pues quedó de manifiesto que Miss Monroe, más allá de seguir fórmulas prescritas, prefiere apoderarse de la decisión de vestirse bajo su propio sello.

Los editoriales que publica en su blog se han hecho eco en las redes sociales y le han conseguido seguidores dentro y fuera de Venezuela. Y es que se aproxima a la moda con una sinceridad despojada de toda arrogancia. Asegura de que abrió su sitio web —en noviembre de 2010— porque había recibido el incentivo de varias personas que encontraban en su estilo una guía práctica para vestirse.

La acompaña siempre la creatividad a la hora de juntar atuendos, y asegura que eso es, básicamente, lo que se necesita  para lograr buenos resultados. Considera que cualquier persona —sin importar nivel socioeconómico— puede vestirse bien, si aprende a jugar con las variables. Read More…

Bizarro mezcla cotidianidad con humor y conquista Twitter

Por Marisabel González Ocanto

Más de 325 mil followers confirman a @ciudadbizarra como la cuenta impelable de Twitter, pues, bajo el anonimato, y sacando la parte humorística de las situaciones que vivimos como venezolanos, desde el 30 de septiembre del 2009, un #foreverpelabola se ha encargado de mostrar la mejor parte de ser venezolanos: todo lo que ocurre —bueno o malo— es un potencial chiste.

Revista Ojo tuvo la oportunidad de contactar al creador de esta cuenta, quien responde al nombre de Bizarro, y, en una breve conversación telefónica, nos habló sobre su desempeño como twittero:

¿Cuándo nace esta cuenta, de dónde es y por qué el username de @ciudadbizarra?

Esta cuenta nace por accidente: creé una página web llamada ciudadbizarra, pero el programador desapareció así que aproveché la cuenta de Twitter y vertí contenidos de la página allí, como chistes y cosas cotidianas. Cuando empecé tenía 48 followers. Al día siguiente subió a 52, después a 66 y, desde entonces, no ha parado. En cuanto al nombre, “ciudad” porque amo la colectividad y todo lo que ella involucra, y “bizarra” porque es un término chistoso por la confusión que genera, pues casi siempre se usa con el significado de “raro”, cuando su definición en español es “valiente”. Se trata de ver esas dualidades que nos definen como latinos.

¿Quién está detrás de @ciudadbizarra y qué podemos saber de él?

Un pelabolas certificado, periodista y con 32 años.

¿Cuál es el tema que más predomina en tu timeline?

Humor de cosas cotidianas —como las colas en el banco o en el supermercado— evitando caer en el tema político. Por ejemplo, el diciembre pasado analicé a mi familia en las reuniones, twitteé lo que veía, y la mayoría coincidió en los perfiles que puse. La idea es hablar del día a día valiéndose del humor.

¿Cada cuánto tiempo te gusta twittear?

Siempre tengo un promedio entre 100 y 120 tweets diarios. A veces, por cuestiones de trabajo, disminuye un poco la cantidad, pero nunca dejo de twittear. De hecho, hace poco tuve una operación y, en lo que salí de pabellón, mandé un tweet.

¿Una buena experiencia en Twitter?

¡Muchas! El cariño a la gente es inmenso. Conocer personas que admiro y mantener conversaciones con ellas es gratificante. Hace poco hablé con César Miguel Rondón y fue muy agradable saber que le gustaba la cuenta. Los buenos comentarios de la gente son algo que no tiene precio.

¿Y una mala?

Toda acción tiene su reacción, así que siempre están los haters declarados y los insultos infundados de algunas personas.

¿Qué tipo de cuentas te gusta seguir y a cuáles ni por equivocación?

Estoy pendiente de cuentas prospectos y con potencial, que de verdad conocen cómo funciona Twitter. Me gusta el trabajo de cuentas como @maliciamanchada, @blackberryvzla, @culturizando y @solorii. Ahora, como mi cuenta está programada para darfollow back, cada vez que puedo reviso los timelines para dejar de seguir a esos usuarios que promueven el odio, la discriminación o el maltrato animal.

¿Qué recomendaciones web puedes darnos?

El venezolano tiene como una ruta fija de páginas a visitar entre las que se incluyen algunas como La patilla o Noticias 24. Yo visito frecuentemente las páginas deportivas españolas como Marca o As, así como culturizando o BlackBerry Venezuela.

¿Algo más que te gustaría agregar o comentar?

Que los twitteros sigan adelante, no le tengan miedo a nada y cumplan los que —para mi— son los tres mandamientos de Twitter:

1-     Evitar hablar en primera persona

2-     No convertir Twitter en chat; y

3-     Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, entonces no lo digas.

La electrónica con rapto de Dj Yirvin

¡Compartimos el Todo Oídos de nuestra 11ra edición para que lo disfruten!

Por Jesús Torrivilla –@jtvilla-

Los impulsores de la changa tuky reivindican el nombre Raptor House para designar a un género de música electrónica que encendió las fiestas en las zonas populares caraqueñas durante la primera década del 2000. Yirvin es uno de los músicos detrás de este fenómeno cuyo mayor sobreviviente es una onomatopeya

En el año 2006 uno de los primeros videos de youtube que se regaría por todas las computadoras de los venezolanos era tan solo una ventana a una escena musical que llegó a convocar a miles de jóvenes: la changa tuky.

Las palabras claves para encontrar el video siguen siendo las mismas: “Cotiza vs. Petare”, y remiten aún hoy a diez minutos intensos de bailes entre grupos que se identifican con cada una de esas zonas de la ciudad de Caracas. Ya la changa, ese estilo de música inclasificable pero inconfundible al oído, había evolucionado de su clásico punkypunkypropio de los años noventa. La onomatopeya es ahora otra: tuky, y es la puerta de entrada a todo un fenómeno cultural del que muy poco se ha hablado.

Un reciente auge de la música electrónica bailable de orígenes populares, como el Juke en Chicago y el Kuduro, proveniente de Angola y que produce furor en Portugal, ha hecho que comiencen a surgir preguntas sobre lo que estaba pasando en Venezuela en el año 2006. Una sencilla pesquisa —guiada por uno de los puntos geográficos del video— saca a relucir el nombre de Yirvin, uno de los Djs más reconocidos de Petare. En sus palabras: “Llegué a ser de los que tenían más música sonando en Caracas, mis cancioneseran muy solicitadas por otros DJ, eso me hizo agarrar más más fama”. Read More…

Cómo hacer revistas y no morir en el intento

Foto extraída de www.ondalasuperestacion.com

En los últimos años hemos sido testigos de la migración de medios impresos a digitales; de hecho, muchos presagian la completa extinción de revistas y periódicos en formato físico. Sin embargo, esta mañana, un especial de medios impresos en la emisora Onda demostró que todavía quedan muchos que no consideran “morir”, como una opción

El programa Lado B de la emisora Onda la superestación reunió a Paula Quintero,  Geraldine Villasmil, Juan Carlos Ballesta y a nuestra Vero Ruiz del Vizo, editores de las revistas Clímax, Mono, La Dosis y Ojo, además de mantener conversaciones telefónicas con Mario Aranaga de la revista Estampas y con Liza López de Marcapasos, para que contaran cómo se pueden hacer revistas y no morir en el intento.

El tema central y el punto donde todos los editores coincidieron fue que si bien mantener una revista en físico no es un trabajo sencillo, muchos medios impresos están poniendo todo el ingenio posible para darle un valor agregado a los contenidos y a la distribución para  evitar el supuesto fin que se avecina.

Además, uno de los datos más interesantes que se pudo escuchar en el programa  fue la cifra que arrojaron los estudios realizados por el Instituto Autónomo Centro Nacional del Libro y el Instituto Nacional de Estadísticas, donde se supo que, en Venezuela, una población de  aproximadamente  30,6%  consume  y colecciona revistas. Así las cosas, vemos que no todo está perdido y que se necesitará algo más que web 2.0 para acabar con los impresos.

Jimmy Flamante: mucho más que música de pizzería

Por Patricia Anuel @patyneta

Fotos Fotoruido @fotoruido

Penetrar en los headquarters de Juan Medina AKA Jimmy Flamante es una experiencia abrumadora. Su habitación está inundada por una vorágine casi perfecta: cables arremolinados en el piso; aparatos indescifrables llenos teclas y botones de colores; y una montaña de franelas que se erige en medio de todo, entre revistas y sábanas, como señal inequívoca de que debajo de tanta tecnología sigue él, un ser humano de carne y hueso lleno de códigos binarios, pero humano al fin.

Este es su microcosmos: una pequeña macbook blanca en el centro y un montón de artefactos girando a su alrededor. La teoría del caos nunca tuvo un representante más adecuado. Toda una sinfonía de orden y desorden de la que surgen melodías y beats llenos de vísceras y emociones.

Jimmy Flamante comenzó con la música hace diez años. Wu Tang Clan y específicamente RZA lo incitaron a conocer un poco más acerca de la creación musical mediante software. “Yo compraba revistas como Future Music porque aquí no existía mucha información acerca del tema. Tampoco había tiendas donde comprar samplers profesionales, así que la solución más económica siempre fue usar el computador”.

A pesar de la anarquía que reina en su habitación queda claro que en su mente ocurre algo diferente. El diseño gráfico –carrera que dejó para dedicarse por entero a la música- le ha ayudado a ser meticuloso en la selección de sampleos, y cumple con un rigor casi inquebrantable para producir sus pistas. Se dedica a crear minuciosamente cada sonido que utiliza, todo esto con el fin de lograr que suene a lo que tiene esquematizado en su cabeza.

La música de Jimmy posee una profunda influencia del hip hop y del IDM (Intelligent Dance Music), aunque admite que no le gusta encasillarse en ningún género. “Escucho funk, dubstep y rock. Eso me inspira y me otorga cierta libertad para hacer lo que quiero. Mi música es muy honesta y emocional. Definitivamente, depende mucho de mi estado de ánimo”.

Ya tiene tres discos en su haber: Girls, friends & enemies (2003), Soulseek me prestó un Mc (200) y El drama de Lacreación (2007). Aunque trabaja en su cuarta producción, confiesa que no ha tenido mucho tiempo para completarla. “Ahora estoy produciendo a tres bandas y a unos raperos. Además, tengo un curso para iniciación musical llamado Beats and Bass. Hago muchas cosas a la vez, pero me gusta. Espero que de mis cursos salgan nuevos exponentes de la música electrónica caraqueña”.

A pesar de que su inicio estuvo a la par de la movida de Drum and Bass en Venezuela, él se deslinda instantáneamente de ella. “Probablemente voy a sonar burda de hater y no me importa, pero aquí nadie se arriesga, la actitud es siempre buscar lo que es seguro. El Drum and Bass es un tiro al piso porque es un genero de 180bpm. Cualquiera baila con esa vaina. Una vez, y estando en una fiesta de esas, una chica me dijo que lo que yo ponía era música de pizzería. Ella esperaba un ritmo frenético que la hiciera volar y mi música era muy lenta. Aún me da risa. Creo que es el comentario más extraño y cómico que he recibido”, confiesa.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y ahora Jimmy forma parte de los productores venezolanos más reconocidos del país, junto a músicos como Cardopusher, Pacheko y Nuuro. Su carisma y talento han cruzado las fronteras, por eso no descarta irse a otro país para enfocarse en su carrera. Entre tanto sigue sonriente, meneando su cabeza al son de sus beats, tranquilo de vivir entre el caos de Caracas y el desorden de su pequeña habitación.