¿Qué pasará si no hay revocatorio?

Revocatorio en 2017. No con esas palabras, ni así de categórico, pero  eso, prácticamente, fue lo que dio a entender ayer Tibisay Lucena al fijar en octubre la fecha para la recolección del 20% de las firmas, posterior a la cual tendrían que transcurrir 90 días (3 meses) para la realización del referéndum. Lo que implicaría que el año que viene podríamos tener nuevo presidente pero mismo gobierno, ya que saldría Maduro y terminaría su período el vicepresidente, quienquiera que este sea para la fecha. Es decir, que el proceso destructivo y hambreador llamado “Revolución Bolivariana” podrá continuar saqueando al país por lo menos hasta 2019, fecha de las futuras elecciones presidenciales. Ese, repetimos, es el panorama que se desprende de lo dicho por Lucena, cuyo anuncio fue inmediatamente rechazado por la oposición, en boca de Henrique Capriles y Jesús “Chuo” Torrealba, quienes hablaron de una intención desalentadora  en el anuncio –“todo lo que dijeron es para desmoralizar” – ante la cual apelaron a la esperanza –“incluso siendo a finales de octubre, el revocatorio va este año”– y a la calle –“se mantiene la movilización nacional para el 01 de septiembre”–. ¿Y si nada de eso funciona? Los escenarios son de todo menos bueno: explosión social o golpe de Estado. Eso, por lo menos, es lo que se desprende de lo declarado ayer por Capriles: “Trancar la vía democrática colocará a Venezuela en una situación peligrosa, más complicada en lo social y con más tensión. No queremos ni explosión social ni golpe de Estado”. Y si los menciona, es porque son viables. De modo que son esas, y no otras, las cartas que están sobre la mesa y con las que se puede responder a la pregunta que encabeza esta entrada. Como se ve, sin revocatorio este año se viene el abismo (golpe, explosión social o tres años más de saqueo). En manos del CNE y de la calle queda todo.

AN dejó sin efecto el nombramiento de los magistrados del TSJ

El jueves 14 de julio fue aprobado en la plenaria de la Asamblea Nacional el Informe de la “Comisión Especial para el rescate de la institucionalidad del Tribunal Supremo de Justicia”, el cual dejó sin efecto el proceso de selección, designación y juramentación de los trece magistrados y veintiún magistrados suplentes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), realizado con irregularidades en diciembre de 2015, antes que la actual AN tomará posesión. Esta decisión no debe confundirse con una destitución de los magistrados, la cual implicaría un juicio al comportamiento de los mismos. Por otra parte, dejar sin efecto su elección no juzga la actuación de los magistrados en el cargo y tampoco considera su selección como un acto válido. ¿Qué viene después de este fallo?, José Hernández señala en ProDavinci que deberá ejecutarse una nueva designación de magistrados principales y suplentes pero agrega que “en Venezuela, el deber ser no siempre es” y por eso podría pasar que la Sala Constitucional del TSJ decida que el informe aprobado ayer viola la Constitución, de esta forma anularían el contenido del documento. Esta es apenas un hipótesis de Hernández pero lo que nuevamente debemos aclarar es que la AN no ha destituido a los magistrados, solo dejó sin efecto su nombramiento.

El 05 de julio a dos voces

El martes se conmemoraron 205 años de la firma de la Declaración de Independencia de nuestro país, y por primera vez desde 1910 el jefe de Estado -o algún representante del ejecutivo- no asiste al acto cívico realizado en el Palacio Federal Legislativo. La sesión solemne de la Asamblea Nacional comenzó con la lectura del Acta en la voz de la diputada Marialbert Barrios, después de esto Américo Martín, quien fue designado orador de orden, subió al podio y destacó la necesidad de un diálogo en Venezuela.”La falacia es terca y orgullosa. Más allá de la vanidad personal o del interés de una bandera o de un mito, dialogar puede ser la salvación de la humanidad o de un país. La flexibilidad política es infinitamente mejor que la intransigencia. Quien dialoga en serio, pero en serio, no pretenderá aplastar al otro o engañarse tratando de engañar, preferirá encontrar acuerdos que resuelvan grandes emergencias”, sentenció Martín. Casi en simultáneo el Presidente Nicolás Maduro encabezó el acto militar en el Paseo Los Próceres. En su discurso Maduro aseguró contar “con el pueblo y la FANB para derrotar la guerra no convencional” e insistió que “Venezuela está de pie, Venezuela está presente y Venezuela va a vencer este año 2016. Más temprano que tarde, llegará la victoria sobre amos y capataces“. Las palabras de Maduro sobre amos y capataces no parecen ser más que una ironía en un momento en que el país se ahoga en deudas, importaciones y convenios poco beneficiosos. Estas fueron las dos caras de la moneda del 5 de julio de 2016, un año que para bien o para mal pasará a la historia de Venezuela. (Fotos: El Estímulo).

Chantajean a estudiantes zulianos con las becas de Fundalossada

El pasado miércoles 29 de junio el diario zuliano Versión Final publicó la transcripción de una conversación entre una representante de Fundalossada, programa de becas Dr. Jesús Enrique Lossada perteneciente a la gobernación de dicho estado, y los 43 estudiantes de la Universidad Rafael Urdaneta (URU) quienes fueron desincorporados del programa por firmar para la activación del referéndum revocatorio al presidente Nicolás Maduro. “Tengo dos formas de decirte esto: con anestesia o sin anestesia, ¿cómo lo quieres? ¿Sin anestesia? Bueno, aquí se tomó una orden que vino de arriba, de sacar a todos los estudiantes que firmaron (…) para el referendo. Y se sacaron de varias universidades muchos estudiantes”, dijo la representante en la conversación grabada clandestinamente por uno de los estudiantes afectados y cedida al diario. Además de los alumnos de la URU, a 87 estudiantes de la Universidad Católica Cecilio Acosta (Unica) y 103 becados de la Universidad Dr. José Gregorio Hernández (UJGH) se les suspendió la ayuda. “Este Gobierno tiene tres años y no había excluido a nadie, pero en este proceso lo tuvimos que hacer, porque cómo va a ser posible que el Gobierno te está ayudando, con la crisis económica que tenemos, y entonces después firmas en contra del proceso que los está ayudando”, agregó la funcionaria y remató sus declaraciones diciendo “Si retiras tu firma, tienes mucho chance de que te restituyan la beca. Esos son a los que vamos tomar en cuenta. Y no es que te vamos a obligar, sino que es tu criterio. El petróleo estaba a 20, subió a 40. ¿De dónde crees que salen los recursos para estudiar ustedes? Pensá un poquito. No son de los impuestos, mucha gente obvia los impuestos, aquí los negocios cambian de nombre todos los años para no pagar impuestos”.

CNE busca realizar “operación morrocoy” con el Referéndum revocatorio

Las encuestas lo venían advirtiendo desde hace tiempo: la gente está harta del gobierno de Nicolás Maduro. No lo quieren. Y las 1,8 millones de firmas entregadas hoy por la MUD en el CNE son la prueba palpable: en apenas días, la oposición logró rebasar con creces el mínimo necesitado (recolectó más de 2,5 millones, aunque la cantidad entregada hoy fue menor). Un río de gente se desbordó a firmar en las calles. Y sin embargo, el gobierno no se da cuenta, o no se quiere dar cuenta. A los efectos es lo mismo. Y para muestra Jorge Rodríguez, quien hoy en la mañana fue al CNE a pedir una auditoría total de las firmas. Es decir: que se comprueben una por una. Como si con un excedente tan contundente (se recolectaron 1,6 millones de firmas más de las requeridas), con una diferencia tan demoledora, tan abismal, pudiera caber la posibilidad de un fraude. Tras la poco razonable propuesta (apoyada por Diosdado Cabello y que será admitida por el CNE, seguramente) no se esconde sino la intención de retrasar y obstaculizar un proceso que a todas luces es indetenible. Eso explica también por qué la rectora Tania D´Amelio manifestó ayer que el CNE esperará que transcurra todo un mes para comenzar el proceso de revisión de firmas entregadas hoy. ¿Con que intención? Con la de que el Referéndum se celebre en 2017, para que así, una vez revocado Maduro –como en efecto sucederá: no hay modo de que lo gane– en lugar de llamar a nuevas elecciones presidenciales –como ocurriría si el Revocatorio se celebrara este año–, asuma el poder su Vicepresidente (Aristóbulo Istúriz) y termine el período.

Cobra fuerza la versión del asesinato de Hugo Chávez

“Liber scriptus proferetur, (aparecerá el libro escrito) / in quo totum continetu (en que se contiene todo) / quidquid latet apparebit (y lo oculto se sabrá)”. La vieja secuencia latina resulta propicia tras la sorpresiva declaración dada ayer por Aristóbulo Istúriz. “Yo no lo puedo demostrar, pero tengo la convicción moral de que a Chávez lo mataron”. Así dijo el Vicepresidente, cuya voz se suma a la de aquellos que ven con suspicacia la muerte de Hugo Chávez. Como Héctor Navarro –“a Chávez lo llevaron asesinado al Cuartel de la Montaña, estoy convencido de que lo asesinaron”–; o Eva Golinger – “cada día salen más evidencias sobre la clara posibilidad de que fue asesinado”–. Comenzando el año, el periodista Miguel Salazar escribió al respecto: “Cada día son más confusos los pormenores que rodearon la agonía y el deceso de Chávez. No en vano cobra fuerza que fue asesinado a ‘cuenta gotas’. El caso se torna más complejo por la comparecencia no sólo de los dirigentes cubanos, sino también de los venezolanos que estuvieron cerca de su lecho de enfermo (…) ¿Qué saben? ¿Quién te mató, Chávez? Dato importante: no se conoce el contenido de la autopsia, [y] no se puede decir a ciencia exacta cuáles fueron las causas de su muerte”. Ya en 2013, Rafael Poleo, también periodista, había preguntado abiertamente lo siguiente: “¿Cómo es posible que a un presidente se le dejara desarrollar un cáncer de síntomas tan claros y tempranos? ¿Qué explica los crasos errores en operaciones ejecutadas por cirujanos de confianza y el tratamiento aplicado por los prestigiosos médicos de Cuba, todos bajo la vigilancia paternal de Fidel Castro?”. Tarde o temprano ‘quidquid latet apparebid’ (lo oculto se sabrá).

Chávez usó la santería como instrumento político

Las revelaciones son, cuando menos, escalofriantes. Y si no fuera porque se trata de una investigación periodística bien documentada, con más de sesenta testimonios, fotos y hasta cartas firmadas del puño y letra del propio Chávez, se podría pensar que se trata de una obra de ficción. Pero no. Es un libro-reportaje producto de una investigación de más de tres años, escrito por el periodista David Placer, que fue presentado esta semana en España. ‘Los brujos de Chávez’ se llama, y allí se revela, entre otras cosas, cómo fue que la santería llegó y se apoderó de Venezuela. De acuerdo con el periodista –que cita a Raúl Baduel–, Fidel Castro, aprovechándose del carácter supersticioso de Chávez, infiltró al país, a las Fuerzas Armadas y a las instituciones del Estado de santeros, quienes, valiéndose de su posición de líderes espirituales (padrinos), obtenían todo tipo de información que luego le transmitían al cubano. “Los militares hacían los ritos de iniciación en La Habana. Esto llegó a transformar incluso el cuadro de mando del Ejército, ya que un padrino de santero no podía estar por debajo en el escalafón”, dice el periodista. “La santería transformó la manera de hacer política. Chávez utilizó la brujería para controlar Venezuela y manipular al pueblo”. ¿Cómo? Haciéndose pasar por una reencarnación de los libertadores, por un elegido, convirtiendo así a parte de la población en devotos antes que electores. En el libro se revela que en Miraflores, Chávez y altos jerarcas participaban en ritos de espiritismo y palería, con huesos de muertos –hasta 8 tumbas diarias se profanaban en el Cementerio del Sur para conseguirlos–, y que “todavía hoy se siguen haciendo”.

En Miraflores preparan sentencias del TSJ

Ya se cuentan en más de diez las sentencias que ha dictado el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en contra de la Asamblea Nacional (AN), a la que prácticamente tiene amarrada de manos. Lo llaman “conflicto de poderes”, pero es más que eso: se trata de una estrategia hecha desde el Ejecutivo para inhabilitar, bajo una apariencia de legalidad, al poder Legislativo. Manuel Isidro Molina, columnista del semanario ‘La Razón’, que ha demostrado tener fuentes más que fiables dentro del TSJ y se ha convertido en el relator de lo que allí dentro pasa, reveló este domingo cómo es que se están llevando a cabo las cosas dentro del máximo tribunal del país. De acuerdo con Molina, en el piso 5 del TSJ existe una llamada “Sala Situacional” en la que se preparan las decisiones y sentencias en contra de la Asamblea Nacional. Esa “Sala Situacional”, cuyo acceso es restringido para la mayoría de los magistrados y cuenta con medidas especiales de seguridad, es regida por el magistrado Luis Fernando Damiani (designado por la otra AN en diciembre pasado) y los ex magistrados Francisco Carrasquero y Emiro García. La sala coordina directamente con la Consultoría Jurídica de Miraflores, detrás de la cual hay tres abogados que asesoran a Maduro para este fin. ¿Sus nombres? Cilia Flores, Elvis Amoroso y Hermann Escarrá, quien “está muy activo redactando sentencias”. Siempre según Molina, hay entre los magistrados de la Sala Constitucional –algunos de los cuáles han sido llamados directamente por Miraflores– cierto descontento con la situación, sin embargo, al final, todos levantan las manos y firman las sentencias.

Maduro da el visto bueno al golpe de Estado

Difícil saber si fue otro de sus tantos actos de torpeza, de ese hablar incontinente y descontrolado que tanto lo caracteriza, o qué. Pero ayer el presidente Maduro hizo algo gravísimo en televisión: bendijo la insurrección cívico-militar como método legítimo para sacar del poder a un gobierno que no guste; en otras palabras: autorizó a que le dieran un golpe. Fue durante un acto de rechazo a la Ley de Amnistía celebrado en Miraflores: “Si ellos (la derecha) algún día accedieran al poder político en Miraflores (…) nos iríamos en las calles a una insurrección cívico-militar y empezaría otra revolución en Venezuela y yo estaría al frente”, dijo. ¿Por qué, entonces, no hacerle a él algo que él haría? El razonamiento es simple: el presidente dice que cuando él esté en la oposición dará un golpe; luego, la oposición puede dar golpes; luego, los golpes no son malos; entonces sería legítimo que le dieran uno a él. En ese mismo acto, además, Hermán Escarrá, luego de calificar de “magnífica” la labor de Hugo Chávez –al que antes llamaba “usurpador” y amenazaba con demandar en La Haya– le sugirió a Maduro un plan para cerrar, vía Enmienda Constitucional, la Asamblea Nacional en dos meses: “Ya eso está redactado, el artículo debe decir: se reduce a 60 días el período constitucional de los integrantes de la actual Asamblea Nacional”. Las dos movidas son tan extrañas como desconcertantes, teniendo en cuenta la debilidad del gobierno, su alto índice de rechazo, el apoyo mayoritario que tiene la AN y esa cierta incertidumbre militar que ha reinado en estos días. ¿A qué juega?

La MUD restreada con el cambio de gobierno

Prometieron cambio, y por el cambio van. A pesar de las múltiples amenazas, y partiendo de la convicción de que toda salida de la crisis pasa primero por un cambio de gobierno, la Mesa de la Unidad Democrática presentó su hoja de ruta para sacar democráticamente a Maduro de Miraflores. Y hay que hacer énfasis en el adverbio: porque todas las propuestas están en la Carta Magna y ninguna de ellas implica una ruptura del orden constitucional, todo lo contrario: son una apuesta por la democracia y sus mecanismos, para dar al traste y salir, legal y pacíficamente, de un gobierno hambreador y destructor como el del presidente Maduro. La estrategia es diverisificada y contempla varias opciones: enmienda votada por el pueblo (para recortar el período presidencial), revocatorio (previa modificación en la AN de la ley que lo rige). No es que quieran abarcar mucho, es que saben que el gobierno peleará y pondrá mil trabas (y trampas) para impedirlo. Por eso, también, incluyen un elemento de presión importante: la calle. Con ella queda claro que ésta no es una conjura de políticos ambiciosos, sino un movimiento nacional y popular, reflejo de todo un país que está harto de malvivir y pasar trabajo sin necesidad. La dirigencia está resteada con el cambio democrático: al pueblo le toca responder y hacer que el gobierno obedezca. Este sábado, en la Francisco de Miranda, arranca todo. (Foto: El Estímulo)