¿Cómo ser joven y sobrevivir a la crisis? – Asdrúbal Oliveros

Para Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, son cinco los consejos que puede darle a un joven venezolano de esta época para intentar surfear la grave crisis que padecemos. El primero de ellos es invertir en educación. ¿Por qué? “Porque sigue siendo buena y es relativamente barata, comparada, por lo menos, con otros países. Ya no se tiene la facilidad que ofrecía la tasa de cambio baja que tuvimos antes, de modo que ir a estudiar afuera no es opción. Sin embargo un post-grado en Venezuela, por ejemplo, todavía es algo viable y útil”. El segundo consejo es buscar, aparte de un empleo fijo y formal, otro u otros; y la explicación es simple: “mantenerse con un solo sueldo es, si no muy difícil, casi imposible; entonces necesariamente hay que buscar otras fuentes alternas de ingreso”. El tercer consejo es llevar a moneda fuerte la mayor cantidad de dinero que se pueda: “En esta situación, ahorrar en bolívares no sirve. No tiene sentido. Lo que sea que le sobre a fin de mes, debe intentar cambiarlo a moneda fuerte. Así pueda comprar sólo cinco dólares o incluso un dólar. Puede sonar ridículo hablar de cifras tan pequeña, pero es la única forma. Tener bolívares guardados en un banco es perderlos. Ejemplo: si en enero de este año, una persona que tenía 4 millones los cambiaba, tenía $1000. Si lo hace hoy, tendrá sólo $50. Y eso va a seguir”. El cuarto consejo tiene que ver con el crédito: es accesible, las tasas son bajas y la dinámica inflacionaria lo favorece. Hay que ser responsable, eso sí, con el pago de las cuotas y tener cuidado, sobre todo, con las primeras, que son las más altas. Y el quinto, last but not least, invertir en uno: “Puede parecer contradictorio y quizás es lo primero que uno pensaría que se debe eliminar, pero en tiempos así es importante invertir en uno. Destinar algo de dinero en cuidado personal, en actividades o cosas que te llenen: llámese gimnasio, cine, teatro, una salida. Pero algo que llene esa dimensión espiritual y te permita poder soportar y aguantar la embestida de eso tan duro que se vive en la calle”.

¿Cómo ser joven y sobrevivir a la crisis? – Henkel García

Por: Henkel García | @HenkelGarcia

FIVERR: A mí, por ejemplo, Fiverr me parece una opción fenomenal para los chamos. Es una plataforma en la que puedes obtener pago en $. ¿Eres bueno escribiendo?  Entonces alguien quiere que le escribas algo y te paga. ¿Tú grabas locución para algo? Grabas y lo mandas. Es un mercado de destrezas y habilidades, de cosas que puedes hacer a distancia y te ayuda a generar algo en divisas, y en Venezuela, donde el paralelo tiene una capacidad de compra mucho mayor, donde  vendes 120$ y eres multimillonario, entonces generar algo de ingreso en $ por esta vía es perfectamente bueno para un chamo.

TRABAJAR AFUERA Y VOLVER: Otra opción para un chamo que se quiera quedar en Venezuela es irse un tiempo afuera, trabajar 2 y 3 meses en algo que no sea formal, producir lo suficiente y regresarse. Eso para un chamo es viable: agarras un período de vacaciones, te vas 2 meses, puedes generar 3 o 4 mil dólares, y con eso te financias bien por más de un año, incluso.

ESTUDIAR: Lo otro es estudiar. Prepararse. Porque es parte de la inversión en uno. Si hoy las condiciones no están dadas para que veas los frutos, en otro momento sí lo van a estar. Cuando las cosas cambien, un joven preparado va a tener mucho más potencial de crecer y generar valor y flujo de caja, dinero, que uno que no esté preparado. Además, la educación sigue sin ser cara. Aquí con $50 te puedes pagar algo bueno: el IESA, un postgrado en la UNIMET, en la UCV. Prepararse en Venezuela es útil. Y no solo en Venezuela: hay también muchos cursos en línea: Coxera, GDX. Hay varias cosas de cursos masivos que puedes hacer y que son buenos.

ENDEUDARSE…CON CUIDADO: Pagar cosas. Pagar postgrados puede ser una opción, siempre y cuando tengas mucho cuidado, porque, a pesar de que tienes una tasa de interés muy por debajo de la inflación que hace que las condiciones del financiamiento sean muy a favor, igual debes tener algo de cuidado para tener capacidad de pago para las primeras cuotas, que son las más fuerte, porque las siguientes se van diluyendo con la inflación. Pero tienes que echar número para ver si puedes con el financiamiento de las primeras cuotas.

COMPRAR: Puedes comprar cosas que tengan un valor más barato que el paralelo, lo cual es una mejor decisión. Es decir: si yo trabajo en diseño gráfico, y trabajo mucho con papel, tinta y tal, y veo que cuando hago la conversión me sale mejor comprar eso que paralelo, entonces hay que comprarlo. A ese tipo de decisiones hay que echarle número, porque no siempre el paralelo es mejor opción, ya que hay opciones a lo interno más baratas.

COMPARTIR VIVIENDA: Para chamos que se quieran poner a vivir fuera del hogar paterno, creo que la vía es alquilar entre varios. Esa es la opción para quienes quieran vivir solos. Igual para profesionales jóvenes. Si estás casado es otra cosa. Pero no hay manera, y en otro escenario las recomendaciones serían en base al gasto, pero aquí en Venezuela no tiene sentido porque aquí la gente lo que gasta es lo básico. Yo decirte: no gastes en cosas de lujo no tiene sentido, porque nadie se compra algo de lujo en Venezuela. Aquí las recomendaciones tienen que ser para generar ingresos, porque aquí el problema es tener ingresos suficientes para poder costear lo básico.

Eso es lo que de un punto de vista pragmático. Porque tienes la habilidad.

El poder de compra son 50-60 dolares. No es justo dividirlo en paralelo. Paralelo es 23 mil. 50 dólares son un millón y pico.

Un carton de huevo, por ejemplo. Tiene un XXXX implícito. O sea, si tu comparas el cartón en BsF y lo comparas con los precios afuera eso te da como un tipo de cambio euqivalente a 10 mil – 12 mil, porque tu agarras, vendes 25 mil, y con lo que afuera compras un cartón de huevos aquí, que está carísimo, te compras dos. Y hay cosas que te rinden mucho más. Ni hablar de la electricidad. Teléfono y esa vaina. Que es simbólico.

Bueno, nada fácil. Les voy echar el cuento. A nosotros nos separan unas cuantas generaciones. Cuando yo me gradué, a mediados de los 90, y comencé mi vida profesional, ya en ese momento comprarse un apartamento era muy cuesta arriba. Hubo un momento, cuando comenzó el chavismo, que había algo de normalidad, veníamos del plan Agenda Venezuela, que permitió que la gente se comprara un apartamento; pocos, pero un apartamento que era muy lejano a lo que tú normalmente viviías, porque no tenías donde.

Uno debe suponer que el deterioro viene de antes. Cuando uno oye los cuentos de sus papás: ellos vivieron la Venezuela saudita. Y sus cuentos son muy diferentes. Entonces, claro, ya esa situación era complicada y terminó en lo que llegamos hoy, donde vivir solo es un sueño; o como mucho construir un anexo donde los papás. Entonces, claro, no es fácil. Y hoy por hoy, con una crisis tan brutal como la que vive Venezuela, oye, para un chamo es muy difícil y yo te daría el consejo. Hay varias cosas atadas a los chamos. Y este puede ser uno.

Los chamos tienen mucha más destreza en lo tecnológico de lo que pueden tener personas mayores.