Juan Pedro Lares: Rehén de los gánsters revolucionarios

Como toda película de gánsters, esta arranca con varias amenazas: las que constantemente recibía el político merideño Omar Lares por atreverse a oponerse al gobierno revolucionario en un estado rojo-rojito como lo era Mérida a principios del 2000. Como toda película de gánsters, esta continúa con dos atentados: el que Lares sufre en el año 2005, cuando le propinan 3 disparos; y del que es víctima en 2010, cuando los colectivos roban y asaltan su casa. Y como toda película de gánsters esta termina con un secuestro: el que los cuerpos represivos de la dictadura llevan a cabo contra su hijo. Es 30 de julio de 2017 y Lares, eterno sobreviviente de mil peligros, tiene tres años como Alcalde del Municipio Campo Elías, en Mérida. El ejercicio del cargo no ha sido nada sencillo: en su municipio ha habido protestas desde abril, él no las ha reprimido y la dictadura lo tiene, una vez más, en la mira. Ese domingo, el del fraude constituyente, a la par que inventaba votos, la revolución también irrumpe en su casa con una orden de captura emitida por el TSJ. Más de cien efectivos del SEBIN, la PNB, la GNB y los Tupamaros se hacen presentes con todo su aparataje. No pueden derribar la puerta principal, y entran por una ventana. Es una vieja casona colonial la que habita Lares, con patio interno, mil puertas y techos bajos, lo que le permite escapar por una de las puertas traseras. Toda la familia corre con él, pero el hijo mayor, Juan Pedro Lares Rangel, de 23 años, se queda atrás. “No te preocupes que a mí no me van a hacer nada”, le dice al padre, sabiéndose inocente. Pero sí le hacen: lo arrestan y desaparecen. ¿Por qué? Porque la de la revolución es una película de gánsters en la que secuestran y toman como rehenes a familiares para torturar a sus adversarios. En el caso de Juan Pedro Lares no había delito ni mucho menos orden de captura: sólo el vínculo afectivo y consanguíneo. Gestiones diplomáticas (Lares es ciudadano colombiano) hicieron que a los días se supiera su paradero: la sede del SEBIN, en El Helicoide, donde cumple hoy un mes detenido por ser hijo de un alcalde rebelde.

Alfredo Ramos: Condenado por ser alcalde

“¿Por qué decidiste irte?”, le preguntó Fernando del Rincón a Ramón Muchacho, quien por esos días había escapado de Venezuela para no ser un preso más del gobierno de Maduro. “Todas las decisiones son respetables y hay que estar en la posición de la persona para entender sus motivaciones. Yo creo que en Venezuela poco se puede hacer desde la cárcel. No quiero ser una preocupación más para mi equipo de trabajo, para mis vecinos, ni mucho menos para los venezolanos. No quiero ser uno más por los que tengan que marchar, defender y pedir justicia”. Alfredo Ramos, Alcalde de Iribarren, tuvo un razonamiento diferente. El dirigente de la Causa R decidió atornillarse en su oficina y asumir las consecuencias. Por tomar esa determinación, cuando el viernes 28 de julio funcionarios encapuchados del Sebin ingresaron en la Alcaldía de Iribarren, sí lo encontraron en su despacho. Era el punto y final de una persecución política de hacía meses. A mediados de mayo, un grupo de ocho concejales del Gran Polo Patriótico habían aprobado su destitución, en una maniobra catalogada como espuria, írrita y temeraria por parte del alcalde y diversos miembros de la Mesa de la Unidad Democrática. Una semana antes, Ramos había recibido una demanda en su contra por ser terrorista y estar financiando las protestas en Barquisimeto. Pero ante tanto ataque y amenaza, Alfredo se mantuvo al frente de su municipio, arguyendo que él era el alcalde legítimo y que no abandonaría su puesto. El gobierno, que lo quería fuera del cargo, tuvo que acudir a su brazo judicial y ordenó su aprehensión. Ramos fue sentenciado a 15 meses en El Helicoide, inhabilitación política y prohibición de salida del país. Al llegar a la sede del Sebin en Caracas, a Alfredo le aplicaron la receta del aislamiento. No fue sino hasta 26 días después cuando su esposa pudo verlo. “Su estado de salud es delicado, aspecto físico es pálido y tembloroso pero fuerte de espíritu indomable” fue el mensaje emitido por Twitter el 23 de agosto y es lo último que se conoce del caso.

“No hay salida democrática”

En Venezuela no hay salida democrática. Ese es el crudo diagnóstico de Ramón Muchacho, uno de los alcaldes que padeció en carne propia los zarpazos de la dictadura y que, ante su inminente detención, decidió escapar del país para seguir haciendo política fuera de las rejas. Le habían quitado su pasaporte meses atrás –cuando regresó de su gira por Chile y Perú– y no estaba dispuesto a que le quitasen también su libertad. Con contactos, dentro y fuera del país, logró escapar hacia Estados Unidos, donde le concedió una entrevista al showman y periodista estrella Fernando del Rincón. “El problema de Venezuela es mucho más grave (que las regionales). El problema real es que Venezuela es un país donde hay una dictadura y donde no hay salida democrática”, soltó convencido. Para Ramón, las posibilidades de una resolución institucional y consensuada de la crisis se fueron reduciendo en el tiempo a medida que el gobierno avanzaba con su plan dictatorial. La ANC fue el límite, la gota que rebasó el vaso, y a partir de ese momento, afirma Muchacho, la esperanza se esfumó. “Es mejor que reconozcamos la realidad y con base en eso empecemos a hacer propuestas, en vez de que nos sigamos engañando. Si todavía seguimos pensando que hay forma de sentar al gobierno para que por cualquier forma no violenta, con su participación activa y con su voluntad, entregue el poder, es porque todavía no entendemos quiénes están gobernando en Venezuela”. Entonces, ¿estaría de acuerdo Muchacho con una intervención militar?: “Cuando Trump lanza esa advertencia lo que le está poniendo es una papa caliente en la mano a los gobiernos de la región para que éstos digan: ‘Intervención militar no. La opción es esta’. Cuando encuentras que no hay opción, llegas a la conclusión de que la alternativa militar, digamos lo que digamos, condenémosla o aplaudámosla, puede terminar siendo inevitable para los Estados Unidos. Porque si tú ves las opiniones que emite la CIA, el departamento de Estado, ¿qué dicen? Que Irán está allí, Rusia está allí, Hezbollah está allí, el terrorismo está allí, allí en Venezuela”.