#12A: el día que pudo terminarse la revolución

Caracas. 12 de abril de 2002. Horas de la mañana. En los pasillos de la Asamblea Nacional todo son susurros. Los diputados opositores y chavistas, horas antes enconados enemigos, ahora charlan. La batuta la llevan los primeros, pero la decisión es de los segundos. ¿La propuesta? Que la Asamblea Nacional acuerde juramentar a Carmona como presidente interino, dado que, como ya se sabía, “se le solicitó al señor Presidente de la República la renuncia de su cargo…la cual aceptó”. Para el mediodía ya 23 diputados del todavía existente MVR han dicho que sí, que aceptan, y que si Carmona va al Hemiciclo lo juramentarán en sesión solemne como presidente interino para encabezar una transición que, en el lapso de un mes, convocará elecciones generales y culminará con la renovación de los poderes. Pero no hay manera de llegarle a Carmona. Don Pedro, en Miraflores, no recibe a nadie. Los parlamentarios van a la Conferencia Episcopal a pedirle al hoy Cardenal Porras que funja de emisario y le dé el mensaje. Éste va a Miraflores. “Apenas si pudimos saludar al Dr. Carmona –cuenta Porras en sus memorias– y decirle que un grupo de parlamentarios quería conversar con él para plantearle una salida constitucional y rápida al vacío de poder. Nos dijo que no nos preocupáramos, que todo estaba en marcha y que en la tarde habría anuncios importantes en un acto público que estaban convocando”. Los parlamentarios acuden entonces a López Mendoza, presidente de Conindustria, y cercano a Carmona. “López Mendoza –escribe Patricia Poleo en sus famosas crónicas sobre el 11A– se comunica entonces con Carlos Molina Tamayo, Jefe de la Casa Militar de Carmona, y le transmite la necesidad que tienen los diputados de reunirse con él, antes de la juramentación (…) La respuesta de parte de Carmona, en boca de Molina Tamayo, dejó perplejos a los parlamentarios: ‘El Presidente les manda a decir que sólo podrá recibirlos después de la juramentación’”. Y el resto –autojuramentación, decretazo eliminando los poderes, escándalo internacional, revuelta militar y regreso de Chávez– es una historia que pudo haberse terminado ese día y que desgraciadamente se ha prolongado hasta hoy.

El templo del 23

Por Mariana Souquett | @nanasouquett 

3:00 pm. El Metrobús que minutos antes había llegado a la estación El Silencio del Metro de Caracas, frente al Liceo Fermín Toro, arranca con solo siete pasajeros en dirección La Planicie, parroquia 23 de Enero, en el oeste de la capital. Su ruta, habilitada en marzo de 2015 para «llevar al pueblo» a visitar los restos de Hugo Chávez, es gratuita y hace una sola parada: El Cuartel de la Montaña.

«Santo Hugo Chávez del 23», un pequeño altar en honor al difunto presidente Hugo Chávez, es lo primero que se ve al bajar del autobús. Solo una persona de las que iban a bordo de la unidad cruzó la calle y subió hasta la entrada del fortín pintado de beige y rojo que terminó de construirse en 1906. Desde el 15 de marzo de 2013 —diez días después del fallecimiento de Chávez— la estructura diseñada por los arquitectos Alejandro Chataing y Jesús Rosales Bosque se convirtió en un mausoleo.

4F se ve en la cima de una colina del barrio. Un militar y un vecino hablan sobre el aumento de la inseguridad en la zona. Más adelante, está Chávez adolescente, Chávez golpista y Chávez adulto. La cara de quien fuera el presidente de Venezuela entre 1999 e inicios de 2013 se repite una y otra vez en los muros que conducen a la edificación que durante el siglo XX fungió como sede de la Academia Militar de Venezuela (1910-1950), del Ministerio de la Defensa (1950-1981) y como Museo Histórico Militar.

3:20 pm. Solo un hombre aguarda para entrar al Cuartel. Lleva una camisa de la Universidad Bolivariana y la Misión Sucre. Dice que está esperando a otros compañeros para entrar y cumplir con un trabajo de la Escuela de Comunicación Social. «Cuando le di la mano a Chávez en el 2008 se me salieron las lágrimas», recuerda el estudiante, quien se identifica como José Urbina, de 54 años. A pesar de que vive en el 23 de Enero, no había ido a visitar al mandatario después de su muerte.

«Aquí está nuestro comandante, nuestro libertador, y todos los que lo cuidan con amor», dice la miliciana Velásquez, una de las guías del Cuartel, al grupo de nueve personas al que acompaña en el tour. Insiste en que diariamente asisten alrededor de 400 personas de todo el mundo, aunque en la hoja del registro de ese día las firmas no llegan al final de la primera página. Más que visitantes, los vecinos del 23 cruzan el Cuartel para ir a comprar a un Pdval (Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos). Hay brisa, calma, un tenso silencio y poco sol.

33 banderas ondean en «El Bosque de las Banderas», un pasillo ceremonial ubicado después de la «Placita del eterno retorno», un semicírculo con banquitos, antes de la entrada al Cuartel. La frase contentiva del famoso «por ahora» pronunciado por Chávez al fracasar el golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez el 4 de febrero de 1992 está escrita en una placa de granito justo en la entrada, a la izquierda. Al frente, en una placa similar, están sus últimas palabras públicas.

Calas rojas adornan el pie del sarcófago de granito que está situado sobre «La Flor de los cuatro elementos», monumento construido en seis días específicamente para albergar los restos del aquí venerado líder. Cuatro soldados de la guardia de honor, vestidos de rojo cuales patriotas de la independencia —con sombreros negros, guantes blancos y sables—, lo custodian. Uno de los cuatro guardias de honor tiene cara de hastío. El lugar huele, quizás por las flores, a cementerio.

En el fondo, a la izquierda, hay un cuadro de Chávez sonriente. En el centro, donde antes —según consta en fotos— había una estatua de Simón Bolívar, está el retrato de El Libertador reconstruido digitalmente. A la derecha, un Chávez pensante. El lugar da la sensación de un eterno velorio, pero sin mucha gente. Aunque al frente y desde hace cuatro años hay una pequeña capilla para orar, todo el Cuartel de la Montaña se asemeja a una iglesia, un templo para rendir culto al oriundo de Sabaneta.

3:45 pm. «¡Pase lo que pase… tenemos patria… patria perpetua… patria para siempre!», grita una voz chillona en el acto de cambio de guardia, hecho que la miliciana define como un homenaje en agradecimiento al «Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana».

En el Cuartel de la Montaña no se puede estar solo. «Van a pasar por donde yo pase, van a pisar por donde yo pise», expresa la miliciana. Cada tres minutos hace un recordatorio que, más que una advertencia, suena a amenaza: «Pueden tomar todas las fotos que quieran, pero no grabar videos ni hacer fotos con flash. Todo lo que hagan, como estar grabando, se ve en las cámaras».

3:50 pm. El grupo entra al «Callejón de nuestro comandante», un salón oscuro con fotos de paisajes de Venezuela acompañadas por frases del «comandante». También quedan algunas armas, charreteras y banderas de la Guerra Federal, reliquias de la época en la que el Cuartel fue solo un Museo. Mientras, la miliciana, una viejita que se ufana de ser abogada penalista, insiste: Chávez sacó a la gente de los barrios, les dio casa y «multiplicó» a los niños y a los abuelos; la Cuarta República no le dejó nada a la gente; Venezuela no quiere guerra, pero sí la paz. Todo el recorrido es una especie de evangelización, de adoctrinamiento en el que las mismas frases son repetidas con constancia.

Una voz la interrumpe. «Me perdonan. No porque dé esta opinión dejaré de ser chavista, porque seguiré chavista hasta que me muera. Pero lo que yo quiero es que no hagan más apartamentos en la ciudad. Háganlos para los pueblos para que la gente busque sembrar. Aquí hay un poco ‘e malandros que metieron de los cerros que no quieren trabajar», afirma una de las participantes del grupo.

El tono de la sargento Velásquez cambia. La premisa «Aquí no se habla mal de Chávez», posicionada por el Gobierno y visible en toda Caracas, no está escrita en el Cuartel, pero sí está implícita, sobreentendida. La miliciana replica desafiante pero acepta la crítica, e insta a la mujer a escribirle por Twitter al presidente Nicolás Maduro, «el hijo de Chávez».

4:12 pm. Alrededor del «Callejón» hay otros salones que cuentan e ilustran la vida de Chávez. «La sala de ese niño gigante» contiene recreaciones de situaciones de su vida. Del otro lado, un salón contiene fotos de él en cualquier escenario. «Chávez vivirá siempre. ¿Verdad que todos somos Chávez?», pregunta la sargento mientras todos, menos una joven, responden que sí. «Mira, princesa, ¿tú eres Chávez?», le repregunta directamente. La joven tarda unos segundos en responder, pero dice que no y continúa tomando fotos.

«Crean en Dios y crean en Chávez», contesta tajante la miliciana.

4:20 pm. «Yo voy pasando la manito y ustedes también, no pueden tirar fotos», indica la guía. En fila india y siguiendo los pasos de la sargento, los nueve turistas tocan el féretro. «Me dieron ganas de llorar. Me aguanté las lágrimas», dice José Urbina.

Pasan cinco minutos. Suenan cuatro campanadas y media. Un soldado enciende el cañón donde todos los días a la misma hora —la de la muerte de Chávez— se dispara una bala de salva. «¡Fuego!», exclama otro miliciano. Hay un fuerte sonido y el ambiente se llena de pólvora. Algunos asistentes aplauden y gritan emocionados.

Comienza a llover. La intensidad arrecia y los turistas no se pueden ir. «¿Están viendo esta bendición de Chávez? Esta lluvia es un regalo de nuestro Comandante», expresa la sargento Velásquez. Al ver que se hace tarde, decide cruzar dos palitos de madera y comienza a elevarle oraciones a Hugo Chávez para que así deje de llover y las personas puedan irse. Eventualmente escampa, y los asistentes comienzan a retirarse. Y la miliciana les hace una última petición: «Recuerden vivo al Comandante y apoyen siempre al presidente Nicolás Maduro».

La revolución bolivariana ha sido la mayor catástrofe económica de América Latina

Ni siquiera la Guerra Federal, esa que los libros de historia –cuando los había y se usaban para estudiar– catalogaban como el peor enfrentamiento bélico de Venezuela, fue tan devastadora y nociva como la revolución bolivariana. Es más, ni siquiera ese horror que fue postguerra nicaragüense se le acerca a lo que Chávez y Maduro han hecho (destruido). Son números y no mienten: la revolución bolivariana es ya la peor catástrofe económica de la historia de América Latina (al menos desde que se tiene registro). La caída del PIB de los últimos 5 años en Venezuela -36,0%- supera a la de la postguerra nicaragüense a finales de los 70’s -35,7%-, al desastre de Perú en los 80’s, con Alan García (des)gobernando y Sendero Luminoso poniendo bombas -29,3%-, a la guerra civil de El Salvador de principios de los 80’s -27,8%- y a los cruentos golpes de estado de Haití que hubo empezando los 90’s -26,4%-. Nunca América Latina había registrado una hecatombe económica semejante a la de nuestra revolución. Los datos son de Francisco Rodríguez, director de Torino Capital y ex jefe de investigaciones del PNUD, y fueron publicados (milagro de milagros) el domingo en El Universal. “Venezuela atraviesa hoy lo que no es sólo la contracción económica más grande de su historia, sino de toda la historia documentada de América Latina”, escribió Rodríguez, quien puntualizó que ni en la Guerra Federal (1859 – 1863), que se tenía como lo peor que nos había sucedido nunca, la caída del PIB llegó a ser tan grande: 31,8% vs el 36% de ahora. Y lo peor no es eso: lo peor es que esta desgracia vino precedida por la mayor bonanza de nuestra historia (un billón de $ entre 1999 y 2014). ¿Cómo se explica, entonces, que sin un conflicto bélico o una gran catástrofe natural de por medio el país que tuvo la mayor bonanza rompa record de miseria? Por lo que alguna vez nos explicó Henkel García: porque al frente de él no hubo (ni hay) un gobierno, sino una mafia (y muy eficiente) de extracción de recursos, encabezada primero por Hugo Chávez y ahora por Nicolás Maduro.

El 7 recuperamos una oportunidad, no un país

Por Joseph Artiles – @joartilesl

Me da nauseas escuchar debates sobre qué candidato causa el llanto o la emoción de tanta o cuánta gente. La misma que me produce escuchar sobre el “furor” que siente la gente cuando se aproxima el nuevo salvador de la patria. ¡Basta!

Es hora de tomarnos en serio el futuro de nuestro país, de entender que nadie va a regalarnos la paz, si no estamos dispuestos a construirla nosotros; que no tendremos orden, si no respetamos todas las leyes, y no sólo las que nos convienen; que la apertura comienza por dejar de ver con asco (esa que noto en la cara de muchos amigos al ver a alguien de rojo) a quien no está de acuerdo con tus opiniones.

No tengo ninguna duda de que fue nuestra indulgencia la que permitió que el país llegara al estado en que hoy lo vemos: Fuimos nosotros quienes, repetidas veces, elegimos a Hugo Chávez. Fuimos nosotros quienes ignoramos el deber ciudadano en el 2005 por obedecer a un traste de político al que, además, aun hoy aplaudimos. También nosotros hemos aceptado burlas de todos los entes del gobierno no sólo por 14, sino por varios años más, sin tomar acciones. ¿Por miedo o flojera? ¿Acaso importa?. Así, con el mismo letargo, también pretendemos que, por elegir un nuevo presidente, el panorama de un giro de 180 grados, sin esfuerzo alguno.

Me pregunto si quienes dicen que el 7 de octubre “recuperaremos” un país de apertura, bondad, dignidad, paz, justicia, etc, creen que están votando por un semi-dios que nos traerá felicidad instantánea al ser electo, sin siquiera haber asumido la presidencia. Me da un poco de miedo pensar la decepción que vendrá el 10, 11 o 12 de octubre (o incluso en marzo ya con nuevo presidente), cuando amanezcan con la noticia de algún familiar muerto, la inflación por el cielo y el país quebrado.

“Todos quieren vivir en una gran nación, pero casi nadie está dispuesto a trabajar para construirla”. Estas palabras, que leí una vez de un amigo, se repiten hoy tormentosamente en mi cabeza. Ese parece ser el patrón de vida en Venezuela, donde anteponemos el amor y el maldito furor que nos hace sentir un presidente o un candidato, a la decisión racional que representa la elección de un primer mandatario. Un país en el que se escucha el orgullo detrás del “Amo a Capriles” y el “Amo a Chávez” por igual.

Por otra parte, me alegra saber que hay quienes están claros, sobre todo porque en este grupo está el candidato que me representa, que ha dicho en repetidas ocasiones que él no viene a salvar el mundo, que viene a construir un país con la ayuda del pueblo – entiéndase que sin esta el proyecto no tendrá vida–. Lástima que hay quienes se niegan a escucharlo, aun cuando lo apoyan.

Ya hemos tenido suficiente amor en nuestra política, a ver si ahora nos dan un poco de trabajo, de sudor, de esfuerzo, en fin, cosas con las que podamos (todos incluidos) empezar a construir la vida que queremos y así dejar de conformarnos con lo que hasta ahora nos hemos merecido: un par de regalos, una casa mal construida y un sueldo por aplaudir. Construyamos una política en la que los sentimientos tengan tanto valor como el color de piel. En el que nuestras decisiones no sean manipulables. Que nuestros dirigentes entiendan que los votos se ganan con trabajo, que el poder es una concesión que les damos por un rato y que, si no lo aprovechan para beneficiarnos, se lo podemos quitar igual de fácil.

Para esto, tenemos que comenzar a tomarnos en serio a nosotros mismos y dejar de poner en un altar a quienes no han sido beatificados ni por el sudor de una jornada de trabajo. Sin duda hay un camino. El primer paso en él lo damos este domingo, castigando al negar el voto a quienes no han cumplido, pero exigiendo al otorgárselo a quienes ahora deberán responder. Si no asumimos la responsabilidad, estaremos en la entrada de un camino que no podremos recorrer.