Beisbol en tiempos de hambruna

Mi nombre es Carlos. Tengo 18 años y nací en Caracas, Venezuela. Mi papá me colocó ese nombre en honor a Carlos Martínez, ex beisbolista venezolano de las Grandes Ligas que hizo historia en mi país con la camiseta de los Tiburones de La Guaira, en un equipo mítico al que llamaban La Guerrilla y que contaba con ilustres figuras como Luis Salazar, Oswaldo Guillén y Gustavo Polidor, entre otros.

La vida no pudo ser más ingrata para mi papá, cuando a mis diez años dejé de batallar entre Leones, Magallanes y Tiburones para hacerme fanático definitivo de los Navegantes del Magallanes. Loco, siendo caraqueño e hijo de un guairista; pero la pasión desenfrenada de mi mamá y el hecho de que es el único equipo del país que representa a todos los estados terminó generando en mí algo especial.

La verdad es que mi equipo no ha fallado. Puedo recordar gestas históricas, como una escalera bateada por Michael Ryan ante los Tigres de Aragua, un no-hit no-run de Anthony Lerew ante los Leones del Caracas y varios campeonatos con participaciones en las Series del Caribe. Por mi equipo pasaron José Altuve y Rougned Odor antes de llegar a las Grandes Ligas, y he tenido el privilegio de ver a Pablo Sandoval o Endy Chávez usando mi misma camiseta. Fastidiar a mi papá con la mala racha que atraviesan los Tiburones es uno de mis pasatiempos favoritos cuando llega el mes de octubre y empieza la pelota en los diferentes estadios de Venezuela.

Sin embargo, los últimos años han tenido un aire a derrota particular, y no precisamente por lo acontecido dentro del diamante. En un país cada vez más hundido en la crisis humanitaria y la falta de comida y servicios básicos para la subsistencia del venezolano, los estadios de beisbol han perdido su toque y asistencias abismales. Salvo en partidos puntuales, en los graderíos se refleja la desolación de un pueblo que no puede pagar el entretenimiento y la comida al mismo tiempo.

Sin embargo, el ambiente se sigue sintiendo. Por las redes sociales, el venezolano respira beisbol y lo disfruta como lo que siempre ha sido: parte de su vida. Tanto en la Postemprada de MLB –que cuenta con varios venezolanos en los mejores rósters del beisbol norteamericano– como en las siete plazas del beisbol en Venezuela, este deporte ofrece una salida para las mentes atrapadas en la crisis del país. No solo por lo que ocurre desde el terreno, sino por lo que se ve en la televisión y por el ambiente en la calle.

Pero como todo deporte, exige dinero.

Petróleos de Venezuela (PDVSA) aprobó para el desarrollo de la temporada 2018/19 un monto de 12 millones de dólares, en concepto de patrocinios para que pueda llevarse a cabo el béisbol organizado, algo que ha generado el repudio de una porción de la población, que consideraría mejor destinar ese dinero en organizaciones para la beneficencia, que surtan de alimentos e insumos a quienes no tienen acceso a ellos. Sin embargo, esa lógica carece de factores que mucha gente no toma en cuenta.

Alrededor del que es por muchos considerado el deporte rey de Venezuela hay una incontable cantidad de trabajadores. Están, en primer lugar, aquellos que laboran en el estadio, para que albergue día tras día un nuevo partido: arreglan y organizan la logística para los múltiples vendedores que esperan todo un año para llenar de color las tribunas y llevarle a la fanaticada una amplia variedad de snacks, cervezas y pasapalos que acompañan una tarde/noche perfecta de beisbol venezolano.

Arriba, en las casetas de transmisión y en los palcos del terreno de juego, fotógrafos y periodistas esperan durante ocho meses la voz del Play Ball para trabajar en representación de los diversos medios, llevando cobertura de cada uno de los equipos.

Es egoísta aprobar 12 millones de dólares para el desarrollo de una temporada de beisbol, pero cuando nueve gerencias (ocho equipos y la liga) trabajan por ocho meses para poder llevarles a los venezolanos un producto de calidad durante cuatro meses más, comprendemos que sería igualmente egoísta quitarles todo eso porque hay otras prioridades.

Y el trabajo no se limita a luchar contra la crisis para poder dar un espectáculo de primer nivel; sino que abarca también la realización de clínicas deportivas, obras benéficas y colaboraciones a hospitales infantiles y refugios del país. Conocidos son los casos de equipos que donan su boletería o parte de la misma a hospitales infantiles, organizaciones contra el cáncer (de mama en su mayoría) y fundaciones para niños o personas de la calle.

Porque sí, es verdad que el beisbol es un negocio, pero cuando se vive en un país donde la fanaticada canta en casi todos los partidos en contra del Gobierno, y al salir del estadio hay gente con una lata pidiendo una migaja de papel moneda devaluado –o de comida, si es posible–, te das cuenta como directivo que debes extender la mano al prójimo.

Y sí, sería egoísta que los convenios entre clubes de beisbol y organizaciones benéficas dejaran de tener validez porque un grupo de personas considera negativo que se lleve a cabo la temporada.

Son, quizás, los menos afectados, pero es egoísta para un jugador cancelar la temporada que ya tenía en planes disputar. Puede ser que para los peloteros de grandes ligas no sea relevante, ya que vienen por más sentimentalismo que dinero; o para las viejas estrellas que ya tienen un colchón económico considerable, ¿pero para las jóvenes promesas? ¿Dónde queda el trabajo de un chamo que se esforzó durante años para poder llegar a un equipo de la LVBP si de un día para otro deciden cancelar la temporada? ¿No es una falta de respeto a su trabajo también? Podrías estar decidiendo (de mala manera) el destino de un futuro big leaguer venezolano. Pero eso no es relevante.

La jerga popular califica a la temporada de beisbol en los tiempos de la hambruna como pan y circo, para ocultarle a la gente una crisis de la cual no se puede escapar.

El deporte debe ser siempre el motor de lo positivo de un país. En Venezuela, quizás PDVSA no gaste doce millones de dólares en darle comida a la gente de la calle o pagar una quimioterapia, pero de una forma u otra, el beisbol puede ser ese puente que salve una vida en un hospital o mantenga vivo a un fotógrafo cuyo trabajo es ir todas las noches al estadio a trabajar para el equipo.

 

Fabrizio Cuzzola@FabriCuzzo22

Magallanes, por un caraquista

Por: Ezequiel Abdala | @eaa17

Magallanes es el equipo de las derrotas imposibles, los outs que se pierden y las debacles apocalípticas. La exégesis fatalista del “no se acaba hasta que se termina” y la prueba palpable de que el absurdo existe más allá de Kakfa. Al menos, el Magallanes que yo he conocido. El que con 7 carreras de ventaja -¡7!- y a solo 3 outs -¡3!- perdió una final con Tigres; el que en diciembre de 2008 sufrió un descalabro inexplicable que lo dejó fuera de la clasificación; y el que vive exorcizando los fantasmas de hecatombe que lo rodean en los últimos innings.

Esto, parece, no siempre fue así. Las hemerotecas atestiguan que hubo tiempos mejores, incluso esplendorosos, más temibles que risibles, y cargados de figuras.

Todo comenzó en 1917, en un botiquín de Catia, que era un gueto bares y burdeles. De acuerdo a un diario de la época, un grupo de jóvenes fundó un equipo de beisbol al que le pusieron Magallanes…no se sabe bien por qué. El detallazo de la historia es que nunca hubo registro oficial del nombre.

A partir de ahí comenzó una frenética carrera plagada de desapariciones, reapariciones y cambios de nombre –hasta Oriente se llamaron-, que asentó en sus primeros fanáticos la creencia de que tenían el hado del Ave Fénix y siempre resurgirían de las cenizas. En esos años debutan en la LVBP –seguidos por otra quiebra, para variar– con Alejandro “El Patón” Carrasquel, primer venezolano en la MLB, como pitcher.

Luego de errar por ciudades y estadios, en 1969 por fin hallaron cobijo. Fue en el José Bernardo Pérez de Valencia, en una temporada inolvidable coronada con un campeonato ante Tiburones e inmortalizada en el álbum de las glorias nacionales con el primer título del Caribe para divisa venezolana alguna.

Así se abrió la década de los setenta, de todas, quizás, la más memorable, con 3 títulos y 2 subcampeonatos. Fue la época del “Poder Negro”, una feliz coincidencia de peloteros de raza y casta con fuerza en el madero, en cuyos spikes de novatos habría luego extraordinarios grandeligas como Don Baylor y “La Cobra” Parker.

Terminando la década apareció “El Brujo”, Willie Horton, quien a mediados de la 78-79 tomó las riendas de un Magallanes colista -5to en la tabla- y con su improbable estilo de dirigir lo hizo ganar 21 de los siguientes 30 juegos para titularlos campeones. La guinda la puso en Puerto Rico uno de los del “poder negro”, Mitchell Page, que con un soberbio jonrón en el 9no inning hizo del Magallanes el primer y único equipo venezolano con dos Series del Caribe.

Apoteosis, delirio, júbilo y frenesí. Los magallaneros levitaban como criaturas escogidas, los favoritos de los dioses del beisbol. Lo que no sabían es que a partir de ahí vendría una sequía bárbara y no les quedaría sino echarle agua al caldo de su historia para rendirlo y poder alimentarse de él durante la década venidera.

Los ochenta fueron unos años horribles y hasta 1994 no hubo nada que celebrar, quizás por eso el premio fue tan grande: le ganaron la primera final al Caracas, cosa que repetirían dos temporadas después. Fue el Magallanes de Luís Raven, Álvaro Espinoza, Melvin Mora, Richard Hidalgo, Endy Chávez, entre algunos otros nombres que hoy día siguen produciendo un ligero escalofrío en cualquier espina dorsal caraquista. Se cuenta otro título más en el haber de esa buena década -5 finales y 3 títulos- pero lo verdaderamente importante fue ganarle, y dos veces, al Caracas.

Cíclica como es la historia, a los buenos noventas le han seguido unos medianos dos miles -3 títulos en 17 años, con cinco dolorosos sub-campeonatos, eso sí-, que han metido la finta del resurgir. Los más antiguos recuerdan al Ave Fénix, y a ella se amparan todos.

FANATICADA

Los fanáticos del Magallanes van por la vida de muy populares. Desde que Billo les compuso par de guarachas con pegada, se asumieron, casi, como el culto oficial de Venezuela, la esencia indispensable en la receta clásica de la venezolanidad arquetípica. Solo les falta colgar una jaula con un turpial en el dogout y pasear en hombros a Lila Morillo por el estadio, para completar el rompecabezas del equipo genuinamente venezolano.

Sociológicamente, han sido más populistas que populares. Tienen al pueblo en la boca, su sede en Valencia –cuna del rancio abolengo– y una de las nóminas más altas de la LVBP. La mentada supremacía popular se basa en unas legendarias encuestas que como buenas leyendas muchos citan y nadie precisa y que siempre se estrellan con el hecho de que no son el equipo que lleva más gente al estadio. No en balde han sido los favoritos de los inquilinos de Miraflores, y valgan de muestra los botones de Caldera, Carlos Andrés y Chávez, que de los otros no se sabe.

A falta de poder ser llamados nunca el equipo más ganador de la LVBP -10 títulos son mucha diferencia-, el orgullo Magallanero se edificó siempre sobre la base de haber logrado lo que el Caracas no. Y hubieran podido seguir tan tranquilos en esas, de no ser porque en estos años el Caracas ganó su segunda serie del Caribe, se tituló ante el Magallanes y documentos en mano puso en duda los números de la serie particular.

Las últimas debacles no los han hecho más prudentes, solo un poco más desconfiados. Se reconoce en ellos una cierta aprehensión a creerse las victorias y un desasosiego impenitente cada vez que pasan del séptimo inning. Es un problema de confianza, pero no el único. También está el asunto del orgullo herido y cómo reconstruir el discurso, cosa de dialéctica a fin de cuentas. Lo verdaderamente grave, eso sí, es el delirio de equipo del pueblo, esa fiebre folklórica que en ellos no parece tener cura.

CONCESIÓN

Si algo hubiera que concederle al Magallanes, eso sería la gallardía. Populistas han sido siempre, pero gallardos. Nos han ahorrado la vergüenza del discursito victimista estilo Barca, ese del equipo pobre y humilde que como un David de provincia lucha contra el todopoderoso Goliat de la capital. Y eso, visto lo visto en otras ligas, ya es bastante.