Santiago Guevara: El profesor amigo de Baduel

Antes de que arrancasen las multitudinarias protestas y varios civiles fuesen juzgados por tribunales militares, en Venezuela ya existía un profesor de economía que había sido imputado por castrenses. Santiago Guevara, doctor en ‘Técnicas económicas, prospectiva y planificación’ y profesor jubilado de la Universidad de Carabobo (UC), fue acusado la noche del jueves 23 de febrero por el Tribunal Primero de Control de la Corte Marcial en Fuerte Tiuna. ¿Sus supuestos delitos? Instigación a la rebelión y traición a la patria. La rectora de la UC, Jessy Divo, y el vicerrector administrativo de la institución, José Ángel Ferreira, señalaron que a Guevara lo querían inculpar por una presunta reunión clandestina en el estado Aragua. La amistad del profesor con Raúl Isaías Baduel forma parte del caso. Santiago fue tutor de tesis de uno de los hijos del exministro de Defensa y se sensibilizó con la situación del militar, preso político del gobierno desde 2009. “Desde que conoció a mi hermano se solidarizó mucho con la familia. Visitó a mi papá varias veces en Ramo Verde. Cuando compartía con él siempre demostraba un rechazo inmenso a la persecución de este régimen. Es alguien bastante centrado y ecuánime que tiene como propósito luchar por Venezuela”, dijo Andreína Baduel a El Nacional el 12 de marzo pasado. El Tribunal Primero que imputó a Guevara es el mismo que lleva el caso de Raúl Isaías y los militares retirados Lozada Saavedra, Noé Romero y Vruzco Hernández, todos detenidos tras visitar al compadre de Hugo Chávez. “Se han afincado en detener a todas las personas del entorno de Baduel. Los acumulan bajo el mismo tribunal para así fabricar un mismo caso. Los dos ingredientes para la captura del profesor fueron ser un crítico de las políticas económicas del gobierno y ser amigo del general”, le dijo Omar Mora, abogado de Baduel, a la periodista Claudia Smolansky (El Nacional). El profesor Guevara lleva más de seis meses detenido y todavía espera su audiencia, la cual ha sido diferida en cuatro ocasiones. Durante su reclusión, ha perdido 22 kilos. Santiago padece de tensión arterial, escoliosis y complicaciones en el hígado.

Jorge Machado: Un filósofo en el SEBIN

Pocos lo saben, pero en los calabozos de El Helicoide hay desde hace más de 3 meses un profesor de Filosofía Filosofía Moderna y Metafísica. Jorge Machado es su nombre y fue secuestrado el pasado 20 de mayo en la Cota Mil por una comisión de uniformados que lo interceptó y llevó a la sede del SEBIN. ¿Su delito? “Traición a la patria y rebelión”, según el Tribunal Militar Tercero de Control, que le imputó esos cargos. Sin embargo, la versión de sus colegas y conocidos dista mucho de aquella: a Jorge, dicen, lo que le cobran es enseñar a pensar, delito peligrosísimo en tiempos de revolución. Activista laborioso de Voluntad Popular, Machado era el responsable nacional de formación del partido naranja, para el que impartía talleres de lucha no violenta. “Estamos formando a la gente en la resistencia no violenta, que es la metodología nuestra de trabajo político para poder enfrentar a un Gobierno que a todas luces está de espalda a la democracia, al pueblo y a la Constitución”, declaró 12 días antes de ser detenido al diario Los Andes, de Trujillo. “Es importante no caer en provocaciones y entender que la única manera de lograr el cambio de Gobierno es a través de vías no violentas pero estratégicas. Es decir, acciones que conlleven al desconocimiento de un gobierno tiránico, por medio de acciones pacíficas pero eficaces como se han puesto en marcha en otros países”. Así hablaba el que según Tarek El Aissami se encargaba de “organizar y financiar grupos violentos y terroristas”. El radical antagonismo entre lo que declaraba y lo que le imputan es evidente. “Es una persona con formación humanista, que enseña filosofía, y está siendo juzgado por militares. No tiene sentido. Estaba a cargo de la formación de los jóvenes para el voto, por eso tacharlo de terrorista es absurdo”, explicó María Guadalupe Llanes, directora de la Escuela de Filosofía de la UCV, a EPMundo en días pasados. Lo cierto es que un hombre cuyo lugar natural son las aulas, “un docente de probada tesitura ética y moral”, según sus colegas, lleva ya 102 días encerrado una celda.