Europa amenaza: ‘Acciones o sanciones’

Lo interesante, lo fundamental, lo esencial, se encuentra en una frase del canciller francés, pronunciada ayer luego de un encuentro no pautado con Jorge Arreaza: “Le recordé del riesgo de sanciones europeas y la necesidad de ver rápidamente evidencia de que Venezuela está lista para relanzar las negociaciones con la oposición y participar de un proceso creíble y sincero”. Traducida a ‘román paladino’ no es más que una amenaza, un ultimátum si se quiere: o hay pronto acciones puntuales por parte del gobierno –“espero que lleve rápidamente a medidas concretas”, insistió el canciller galo– o Europa se sumará a Estados Unidos en las sanciones económicas –que son finalmente las que duelen– contra la dictadura venezolana. Y lo mismo acaba de decir el canciller español: “es indispensable que [el encuentro] se concrete en un proceso, sin dilación, de negociaciones que resulten en acuerdos con concesiones concretas y con garantías de cumplimiento de los acuerdos alcanzados”. Ojo a los términos ‘indispensable’, ‘sin dilación’, ‘concesiones concretas’ y ‘garantía de cumplimiento’, que son bastante claros. La oposición, por su parte, tras hacerse de rogar y meter así algo más de presión, ha aceptado viajar a Santo Domingo, no para dialogar, sino, en sus palabras, “a explorar las condiciones para una negociación seria [con] acciones inmediatas”. Si se mantiene firme en su postura, la lógica indica que, teniendo en frente a un gobierno presionado, acorralado, y obligado a producir resultados concretos, algo podría lograr. Pero nunca se sabe.