Ciudad de cuerpos colgantes

Texto por:  Zandra Beaumont

Despierto en mi cama extensa y desordenada, luego de una noche de sueños incoherentes y confusos. Lamentablemente, no soñé que caminaba de forma grácil por una pradera de brillantes verdes, con brisa fresca que movía mi cabello, mientras el sol iluminaba mi sonrisa dirigida a los pájaros que cantaban a mi alrededor. ¡No! Volví a tener la misma pesadilla que se repite periódicamente: disfruto enormemente de un trozo de carne tierno y jugoso, aún sangrante, que acaba de ser sacado de la parrilla.

Sí, la peor de mis pesadillas me despierta exaltada y angustiada; limpio las gotas de sudor que todavía corren por mi frente. La serenidad y el regocijo vuelven a mí al darme cuenta de que me encuentro en mi acogedora y agradable habitación. Simplemente fue la perturbadora quimera recurrente: uno de mis temores que me persigue y juega conmigo cuando mi mente trata de descansar en las noches.

Read More…

Un regalo para los enamorados

Como decía la canción de John Paul Young “Love is in the Air”… y era de esperarse en la semana del día de los enamorados. Cuando uno se enamora, anda con la cabeza en otro lado; escucha música y se ríe solo. Sostenemos ese brillo injustificado en los ojos o  hablamos constantemente por mensaje de texto, BBmsn, WhatsApp… para gastamos el saldo enterito en escribir “jajajaja” como respuesta a cualquier tontería que dice el otro. Mientras dure el amor, nos sobrarán las ganas para comunicarnos con el otro… menos mal que Digitel se lanzó su promoción, porque sino los más jóvenes estaríamos fregados; porque para más INRI somos quienes más nos enamoramos, todos los días y de todos.

Ahora bien, si deciden mandar un mail, o poner una canción al teléfono, que sea esta, por favor. Pasen por cultos y vanguardistas. Ja. Les dejamos una canción de Phoenix, banda francesa y de rock alternativo underground formada en 1999. La pieza aquí colgada pertenece al disco Wolfgang Amadeus Phoenix y está muy bien para las cursilerías. Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre. ¡Feliz día del amor y la amistad a todos!

Read More…

Jimmy Flamante: mucho más que música de pizzería

Por Patricia Anuel @patyneta

Fotos Fotoruido @fotoruido

Penetrar en los headquarters de Juan Medina AKA Jimmy Flamante es una experiencia abrumadora. Su habitación está inundada por una vorágine casi perfecta: cables arremolinados en el piso; aparatos indescifrables llenos teclas y botones de colores; y una montaña de franelas que se erige en medio de todo, entre revistas y sábanas, como señal inequívoca de que debajo de tanta tecnología sigue él, un ser humano de carne y hueso lleno de códigos binarios, pero humano al fin.

Este es su microcosmos: una pequeña macbook blanca en el centro y un montón de artefactos girando a su alrededor. La teoría del caos nunca tuvo un representante más adecuado. Toda una sinfonía de orden y desorden de la que surgen melodías y beats llenos de vísceras y emociones.

Jimmy Flamante comenzó con la música hace diez años. Wu Tang Clan y específicamente RZA lo incitaron a conocer un poco más acerca de la creación musical mediante software. “Yo compraba revistas como Future Music porque aquí no existía mucha información acerca del tema. Tampoco había tiendas donde comprar samplers profesionales, así que la solución más económica siempre fue usar el computador”.

A pesar de la anarquía que reina en su habitación queda claro que en su mente ocurre algo diferente. El diseño gráfico –carrera que dejó para dedicarse por entero a la música- le ha ayudado a ser meticuloso en la selección de sampleos, y cumple con un rigor casi inquebrantable para producir sus pistas. Se dedica a crear minuciosamente cada sonido que utiliza, todo esto con el fin de lograr que suene a lo que tiene esquematizado en su cabeza.

La música de Jimmy posee una profunda influencia del hip hop y del IDM (Intelligent Dance Music), aunque admite que no le gusta encasillarse en ningún género. “Escucho funk, dubstep y rock. Eso me inspira y me otorga cierta libertad para hacer lo que quiero. Mi música es muy honesta y emocional. Definitivamente, depende mucho de mi estado de ánimo”.

Ya tiene tres discos en su haber: Girls, friends & enemies (2003), Soulseek me prestó un Mc (200) y El drama de Lacreación (2007). Aunque trabaja en su cuarta producción, confiesa que no ha tenido mucho tiempo para completarla. “Ahora estoy produciendo a tres bandas y a unos raperos. Además, tengo un curso para iniciación musical llamado Beats and Bass. Hago muchas cosas a la vez, pero me gusta. Espero que de mis cursos salgan nuevos exponentes de la música electrónica caraqueña”.

A pesar de que su inicio estuvo a la par de la movida de Drum and Bass en Venezuela, él se deslinda instantáneamente de ella. “Probablemente voy a sonar burda de hater y no me importa, pero aquí nadie se arriesga, la actitud es siempre buscar lo que es seguro. El Drum and Bass es un tiro al piso porque es un genero de 180bpm. Cualquiera baila con esa vaina. Una vez, y estando en una fiesta de esas, una chica me dijo que lo que yo ponía era música de pizzería. Ella esperaba un ritmo frenético que la hiciera volar y mi música era muy lenta. Aún me da risa. Creo que es el comentario más extraño y cómico que he recibido”, confiesa.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y ahora Jimmy forma parte de los productores venezolanos más reconocidos del país, junto a músicos como Cardopusher, Pacheko y Nuuro. Su carisma y talento han cruzado las fronteras, por eso no descarta irse a otro país para enfocarse en su carrera. Entre tanto sigue sonriente, meneando su cabeza al son de sus beats, tranquilo de vivir entre el caos de Caracas y el desorden de su pequeña habitación.

El mototaxi

Autor Catherin Valladares @CathVonD

Fotos Natalia Boccalon @nboccalon

Los caraqueños nos hemos acostumbrado a vivir en un estacionamiento de inmensas dimensiones. El tráfico viene con nosotros desde que nos montamos en el carro y no se baja hasta que llegamos a nuestro destino. Los más audaces han ideado un plan estratégico para evadirlo, el resto decidió entregarse a la filosofía de la impuntualidad. Así, con imágenes de una ciudad donde el tráfico es protagonista comienza el documental Mototaxi, “una realidad caraqueña”.

Read More…

BMX: Deporte Nacional

Autor: Joseph Artiles   –@joartilesl-

Los deportistas venezolanos, además de los obstáculos tradicionales, tienen que superar otros tantos que vienen con las condiciones del país. Por eso, para quienes lo logran, para quienes superan todo y alcanzan el triunfo, el mérito es mayor. Muchos de ellos terminan abandonando Venezuela, pero el orgullo es el mismo. Todo esto suena a beisbol y Grandes Ligas, si acaso a fútbol. Pero no, acá también hay quien destaca en basquetbol, surf y, cómo no, BMX.

Todo empezó cuando, con tan sólo quince años, Daniel Dhers decidió que quería dedicarse al BMX por el resto de su vida. Fue durante el año 1998 el día en que debutó en un skatepark y “voló” por primera vez en su bicicleta. Ya para el 2003, tras viajar a Argentina y Estados Unidos, donde tuvo oportunidad de perfeccionar sus habilidades, Daniel se hizo profesional.

Read More…