Atención estudiantes de medicina

Se acabaron las vacaciones y entramos nuevamente a la realidad: el regreso a clases. Así que aprovechando la ocasión dejamos por acá la chuleta de Medicina Interna que publicamos en nuestra 11ra edición. No le digan a nadie que la tenemos.

El camino para formarse en la Escuela José María Vargas de la UCV está lleno de largas horas de estudio, de sensibilización por el ser humano y caletre. En este parcial de Medicina Interna vemos por qué los médicos no son famosos por su ortografía pero sí por su amplio y complejo vocabulario.

Moldeando al cine nacional

Pablo Luis Duarte Borges

El próximo 30 de septiembre se estrena en las salas de cine la segunda película del director venezolano Alejandro Bellame (El Tinte de la Fama, 2008), El rumor de las piedras.

Esta cinta ya ha generado cierta expectativa luego de ser una de las grandes triunfadoras en la última edición del Festival de Cine de Mérida 2011. Disputó la mayoría de premios contra otra película que ya paso por la cartelera nacional, Reveron.

Siguiendo algunas de las temáticas más usuales contadas en el cine hecho en el país, “El rumor de las piedras” relata la historia de Delia, madre de dos hijos que busca darles una mejor vida y salir del contexto lleno de inseguridad y peligro que los rodea. Delia vive junto a su mamá y sus dos hijos en un barrio de Caracas, locación a la que se dirigieron luego de sobrevivir a la vaguada de la Guaira. Ella vivirá, junto a los suyos, una serie de situaciones que pondrán en tensión la unión y hasta la trascendencia familiar.

El reparto lo integra Rossana Fernández (Delia), Christian González (William), Juan Carlos Núñez (Santiago), Aminta de Lara (Raiza), Alberto Alifa (David), Verónica Arellano (Chela), Arlette Torres (Marisol), Laureano Olivarez (El Fauna), Zapata 666 (El Mota). Y además tiene actuaciones especiales de Beatriz Vázquez, Elaiza Gil, Dimas González, Yugui López, Irabé Seguías. Read More…

Los delfines de Mochima

Nuestra fiel colaboradora @arianuchis nos trajo para la sección Por los caminos verdes -de la 11ra edición- su experiencia con los delfines en Mochima ¡Disfrútenlo!

Por Arianna Arteaga Quintero -@arianuchis-

En Venezuela existe una reserva importante de delfines, una de las especies más inteligentes que habitan el planeta. Su sobrevivencia está amenazada por el turismo indiscriminado y la contaminación, pero un todavía se puede presenciar el bonito espectáculo de verlos en su hábitat natural.

Mochima es un gran lugar para encontrarse con estos animalitos brillantes. Según los estudios llevados a cabo por el biólogo marino Jaime Bolaños junto a otros colegas de la Sociedad Ecológica Venezolana Vida Marina (SEA VIDA), el tamaño promedio de los grupos avistados es de 32 individuos, compuestos en un 37% por crías y juveniles; en 59% de las ocasiones los delfines se acercan a interactuar con las embarcaciones. También me comenta que ha visto grupos de hasta 150 delfines de la especie delfín común, predominante en la zona, cuyo nombre científico es Delphinussp.

Mi primer encuentro con ellos fue hace un par de años. Estaba con mi mamá para hacer el paseo de Aventura Marina al Santuario de los Delfines. Nuestro guía fue Carlos Israel Gooptar, un señor de ascendencia árabe, encantador y profundamente agradecido con los delfines que le salvaron la vida en un naufragio. Zarpamos tempranito en la mañana. En menos de una hora mi personita gritaba eufórica desde la proa de la lancha. Eran muchos, brincaban, nadaban de barriga para vernos, perseguían la lancha y con la misma que aparecieron ¡fuaz!, se perdieron en el azul.

Luego, hace unos meses mientras paseaba en velero por Mochima, los volví a ver. Nos levantamos a las seis de la mañana para zarpar de regreso a Puerto La Cruz, habíamos visto varios en la ida, pero esta vez el mar estaba como un plato, la luz era cálida, el viento apenas soplaba y los dichosos animales ultra inteligentes podían verse con la claridad de quien está en el agua con ellos. Entonces me pongo cursi. Con los delfines es distinto, me conmueven profundamente esos mamíferos inteligentísimos, los únicos después de nosotros con un cerebro tan grande en relación con su cuerpo, los que sanan con las ondas ultrasónicas de su ecolocalización, viven en grupos con fuertes lazos sociales, se comunican, copulan cuando les provoca, pueden dormir sólo la mitad de su cerebro, cazar en equipo, suicidarse y, a veces, hasta tienen la capacidad de ser brutalmente violentos. Read More…

Cómo hacer revistas y no morir en el intento

Foto extraída de www.ondalasuperestacion.com

En los últimos años hemos sido testigos de la migración de medios impresos a digitales; de hecho, muchos presagian la completa extinción de revistas y periódicos en formato físico. Sin embargo, esta mañana, un especial de medios impresos en la emisora Onda demostró que todavía quedan muchos que no consideran “morir”, como una opción

El programa Lado B de la emisora Onda la superestación reunió a Paula Quintero,  Geraldine Villasmil, Juan Carlos Ballesta y a nuestra Vero Ruiz del Vizo, editores de las revistas Clímax, Mono, La Dosis y Ojo, además de mantener conversaciones telefónicas con Mario Aranaga de la revista Estampas y con Liza López de Marcapasos, para que contaran cómo se pueden hacer revistas y no morir en el intento.

El tema central y el punto donde todos los editores coincidieron fue que si bien mantener una revista en físico no es un trabajo sencillo, muchos medios impresos están poniendo todo el ingenio posible para darle un valor agregado a los contenidos y a la distribución para  evitar el supuesto fin que se avecina.

Además, uno de los datos más interesantes que se pudo escuchar en el programa  fue la cifra que arrojaron los estudios realizados por el Instituto Autónomo Centro Nacional del Libro y el Instituto Nacional de Estadísticas, donde se supo que, en Venezuela, una población de  aproximadamente  30,6%  consume  y colecciona revistas. Así las cosas, vemos que no todo está perdido y que se necesitará algo más que web 2.0 para acabar con los impresos.

Ciudad de cuerpos colgantes

Texto por:  Zandra Beaumont

Despierto en mi cama extensa y desordenada, luego de una noche de sueños incoherentes y confusos. Lamentablemente, no soñé que caminaba de forma grácil por una pradera de brillantes verdes, con brisa fresca que movía mi cabello, mientras el sol iluminaba mi sonrisa dirigida a los pájaros que cantaban a mi alrededor. ¡No! Volví a tener la misma pesadilla que se repite periódicamente: disfruto enormemente de un trozo de carne tierno y jugoso, aún sangrante, que acaba de ser sacado de la parrilla.

Sí, la peor de mis pesadillas me despierta exaltada y angustiada; limpio las gotas de sudor que todavía corren por mi frente. La serenidad y el regocijo vuelven a mí al darme cuenta de que me encuentro en mi acogedora y agradable habitación. Simplemente fue la perturbadora quimera recurrente: uno de mis temores que me persigue y juega conmigo cuando mi mente trata de descansar en las noches.

Read More…

Un regalo para los enamorados

Como decía la canción de John Paul Young “Love is in the Air”… y era de esperarse en la semana del día de los enamorados. Cuando uno se enamora, anda con la cabeza en otro lado; escucha música y se ríe solo. Sostenemos ese brillo injustificado en los ojos o  hablamos constantemente por mensaje de texto, BBmsn, WhatsApp… para gastamos el saldo enterito en escribir “jajajaja” como respuesta a cualquier tontería que dice el otro. Mientras dure el amor, nos sobrarán las ganas para comunicarnos con el otro… menos mal que Digitel se lanzó su promoción, porque sino los más jóvenes estaríamos fregados; porque para más INRI somos quienes más nos enamoramos, todos los días y de todos.

Ahora bien, si deciden mandar un mail, o poner una canción al teléfono, que sea esta, por favor. Pasen por cultos y vanguardistas. Ja. Les dejamos una canción de Phoenix, banda francesa y de rock alternativo underground formada en 1999. La pieza aquí colgada pertenece al disco Wolfgang Amadeus Phoenix y está muy bien para las cursilerías. Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre. ¡Feliz día del amor y la amistad a todos!

Read More…

Jimmy Flamante: mucho más que música de pizzería

Por Patricia Anuel @patyneta

Fotos Fotoruido @fotoruido

Penetrar en los headquarters de Juan Medina AKA Jimmy Flamante es una experiencia abrumadora. Su habitación está inundada por una vorágine casi perfecta: cables arremolinados en el piso; aparatos indescifrables llenos teclas y botones de colores; y una montaña de franelas que se erige en medio de todo, entre revistas y sábanas, como señal inequívoca de que debajo de tanta tecnología sigue él, un ser humano de carne y hueso lleno de códigos binarios, pero humano al fin.

Este es su microcosmos: una pequeña macbook blanca en el centro y un montón de artefactos girando a su alrededor. La teoría del caos nunca tuvo un representante más adecuado. Toda una sinfonía de orden y desorden de la que surgen melodías y beats llenos de vísceras y emociones.

Jimmy Flamante comenzó con la música hace diez años. Wu Tang Clan y específicamente RZA lo incitaron a conocer un poco más acerca de la creación musical mediante software. “Yo compraba revistas como Future Music porque aquí no existía mucha información acerca del tema. Tampoco había tiendas donde comprar samplers profesionales, así que la solución más económica siempre fue usar el computador”.

A pesar de la anarquía que reina en su habitación queda claro que en su mente ocurre algo diferente. El diseño gráfico –carrera que dejó para dedicarse por entero a la música- le ha ayudado a ser meticuloso en la selección de sampleos, y cumple con un rigor casi inquebrantable para producir sus pistas. Se dedica a crear minuciosamente cada sonido que utiliza, todo esto con el fin de lograr que suene a lo que tiene esquematizado en su cabeza.

La música de Jimmy posee una profunda influencia del hip hop y del IDM (Intelligent Dance Music), aunque admite que no le gusta encasillarse en ningún género. “Escucho funk, dubstep y rock. Eso me inspira y me otorga cierta libertad para hacer lo que quiero. Mi música es muy honesta y emocional. Definitivamente, depende mucho de mi estado de ánimo”.

Ya tiene tres discos en su haber: Girls, friends & enemies (2003), Soulseek me prestó un Mc (200) y El drama de Lacreación (2007). Aunque trabaja en su cuarta producción, confiesa que no ha tenido mucho tiempo para completarla. “Ahora estoy produciendo a tres bandas y a unos raperos. Además, tengo un curso para iniciación musical llamado Beats and Bass. Hago muchas cosas a la vez, pero me gusta. Espero que de mis cursos salgan nuevos exponentes de la música electrónica caraqueña”.

A pesar de que su inicio estuvo a la par de la movida de Drum and Bass en Venezuela, él se deslinda instantáneamente de ella. “Probablemente voy a sonar burda de hater y no me importa, pero aquí nadie se arriesga, la actitud es siempre buscar lo que es seguro. El Drum and Bass es un tiro al piso porque es un genero de 180bpm. Cualquiera baila con esa vaina. Una vez, y estando en una fiesta de esas, una chica me dijo que lo que yo ponía era música de pizzería. Ella esperaba un ritmo frenético que la hiciera volar y mi música era muy lenta. Aún me da risa. Creo que es el comentario más extraño y cómico que he recibido”, confiesa.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y ahora Jimmy forma parte de los productores venezolanos más reconocidos del país, junto a músicos como Cardopusher, Pacheko y Nuuro. Su carisma y talento han cruzado las fronteras, por eso no descarta irse a otro país para enfocarse en su carrera. Entre tanto sigue sonriente, meneando su cabeza al son de sus beats, tranquilo de vivir entre el caos de Caracas y el desorden de su pequeña habitación.

El mototaxi

Autor Catherin Valladares @CathVonD

Fotos Natalia Boccalon @nboccalon

Los caraqueños nos hemos acostumbrado a vivir en un estacionamiento de inmensas dimensiones. El tráfico viene con nosotros desde que nos montamos en el carro y no se baja hasta que llegamos a nuestro destino. Los más audaces han ideado un plan estratégico para evadirlo, el resto decidió entregarse a la filosofía de la impuntualidad. Así, con imágenes de una ciudad donde el tráfico es protagonista comienza el documental Mototaxi, “una realidad caraqueña”.

Read More…